Actualización de la inflamación en la hemorragia intracerebral: sus mecanismos

La inflamación es el factor clave de la lesión cerebral secundaria. La inflamación progresa en respuesta a diversos estímulos.

Los componentes inician la señalización inflamatoria a través de la activación de la microglia, posteriormente la liberación de citocinasproinflamatorias y quimiocinas para atraer la infiltración inflamatoria periférica .

La hemoglobina ( Hb), hemo y el hierro liberado después de la lisis de los glóbulos rojos agravan la lesión inflamatoria.

Las proteínas nucleares de alta movilidad del grupo B1 HMGB1 desencadenan la inflamación en la última etapa 1).

Zhou Y, Wang Y, Wang J, Anne Stetler R, Yang QW. Inflammation in intracerebral
hemorrhage: from mechanisms to clinical translation. Prog Neurobiol. 2013 Nov 26.
doi:pii: S0301-0082(13)00127-5. 10.1016/j.pneurobio.2013.11.003. [Epub ahead of
print] PubMed PMID: 24291544.

Limitaciones de la SF-36 en el Schwannoma del nervio vestibular

El cuestionario SF36 no se correlacionó con la capacidad de trabajo y vida independiente en pacientes tratados quirúrgicamente de schwannoma del nervio vestibular.

Las mujeres y los pacientes mayores de 50 años con tumores más grandes tienen un alto riesgo de reducción de la capacidad de trabajo tras el tratamiento quirúrgico. Estos resultados ponen en duda la validez de este cuestionario de calidad de vida en la evaluación de los resultados tras la cirugía de las lesiones benignas de la base del cráneo

Al-Shudifat AR, Kahlon B, Höglund P, Soliman AY, Lindskog K, Siesjo P. Age,
gender and tumour size predict work capacity after surgical treatment of
vestibular schwannomas. J Neurol Neurosurg Psychiatry. 2013 Sep 20. doi:
10.1136/jnnp-2013-305168. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 24058202.

Avances en el uso de células madre

Expertos en neurocirugía han presentado hoy avances en el uso de células madre para acabar con el dolor lumbar, con tratamientos individualizados y técnicas mínimamente invasivas, que reducirían molestias a los pacientes.

El doctor Francisco Villarejo ha explicado, en una rueda de prensa, que el tratamiento “biológico” ofrecería una solución para las personas que presentan un dolor crónico en la columna asociado a una enfermedad degenerativa, como la artrosis de columna o la hernia discal, que no cede con analgésicos, antiinflamatorios ni microcirugía.

Para ellas, los estudios se centran en el cultivo de células de la médula ósea que se inyectarían en el disco intervertebral afectado con una “pequeña punción” y en el uso de las células del cartílago, condrocitos, que permitiría que los pacientes reciban autoinjertos y regenerar así el cartílago del disco dañado.

Esta técnica, que ha tenido éxito en 10 pacientes de Barcelona y en 300 a nivel mundial, podría ser implementada en los hospitales madrileños “el año que viene”, según Villarejo.

Para las fracturas vertebrales, relacionadas con la osteoporosis, común entre la población femenina mayor de 65 años y asociada a fracturas vertebrales, los avances se basan en la introducción de cemento óseo en la vértebra rota y en los implantes de titanio, que presentan un gran potencial.

Según ha explicado el doctor Marcelo Budke, las fracturas, que antes se hacían con cirugía abierta, desde hace diez años pueden hacerse con técnicas percutáneas que se pueden aplicar a personas de cualquier edad y que permiten al paciente “levantarse y caminar al día siguiente”.

El doctor Fernando Carceller ha explicado la “revolución” en los tumores que aparecen en la médula, que se podrán abordar con nuevas técnicas “de mayor precisión, rapidez y seguridad para los pacientes”, como la microcirugía, y que no solo acabarían con el tumor sino que también “mantendrían la estabilidad de la columna y corregirían deformidades”.

Los tumores en la médula son más frecuentes en niños y jóvenes, mientras que los de las meninges se dan más en edades intermedias y los que aparecen en las estructuras óseas son más prevalentes en personas de avanzada edad, según los especialistas.

El dolor de espalda es una de las molestias más frecuentes en los países desarrollados, que afecta a más del 80 % de la población y que puede provocar ansiedad, cuadros depresivos y alteraciones en el sueño a quienes lo padecen.

Actuación en TCE leve y hemorragia intracraneal pequeña

En los casos de traumatismo craneoencefálico leve y hemorragia pequeña se pueden evitar traslados a hospitales con neurocirugía, dando lugar a un uso más eficiente de los recursos hospitalarios, y una asistencia sanitaria segura, efectiva y económica 1).

Si por las características clínico-radiológicas el paciente no es subsidiario de tratamiento quirúrgico, el estándar en muchas instituciones es obtener un segundo TAC dentro de las 24 horas, como rutina para evaluar la necesidad de una intervención, independientemente del estado neurológico del paciente.

Esta práctica ha sido adoptada para descartar la progresión de la hemorragia intracraneal y para evaluar los cambios secundarios tras la primera imagen 2) 3) 4), aunque es innecesaria si no se va a adoptar una decisión de tratamiento quirúrgico. Con el riesgo ya conocido de efectos secundarios por acumulación de la radiación 5) 6) y los gastos así como la interferencia en el flujo de trabajo 7).

En un metaanálisis, no se ha apreciado evidencia estadística que apoye esta actitud para pacientes sin cambios clínicos tras una lesión cerebral traumática leve.

Además el TAC no es una prueba diagnóstica exenta de riegos ni gratuita por lo cual se deberían de aplicar las reglas de la medicina basada en la evidencia 8).

Bibliografía

1) Levy AS, Orlando A, Salottolo K, Mains CW, Bar-Or D. Outcomes of a Non-Transfer Protocol for Mild Traumatic Brain Injury with Abnormal Head CT in a Rural Hospital Setting. World Neurosurg. 2013 Nov 12. doi:pii:S1878-8750(13)01419-8. 10.1016/j.wneu.2013.11.008. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 24240025.
2) Chang EF, Meeker M, Holland MC. Acute traumatic intraparenchymal hemorrhage: risk factors for progression in the early post-injury period. Neurosurgery. 2006;58(4):647–656.
3) White CL, Griffith S, Caron JL. Early progression of traumatic cerebral contusions: characterization and risk factors. J Trauma. 2009;67(3):508–514.
4) Alahmadi H, Vachhrajani S, Cusimano MD. The natural history of brain contusion: an analysis of radiological and clinical progression. J Neurosurg. 2010;112(5):1139–1145.
5) Brenner DJ, Hall EJ. Computed tomography: an increasing source of radiation exposure. N Engl J Med. 2007;357(22):2277–2284.
6) Pauwels EK, Bourguignon MH. Radiation dose features and solid cancer induction in pediatric computed tomography. Med Princ Pract. 2012;21(6):508-15. doi: 10.1159/000337404. Epub 2012 Mar 30. Review. PubMed PMID: 22472997.
7) Khaldi A, Prabhu VC, Anderson DE, Origitano TC. The clinical significance and optimal timing of postoperative computed tomography following cranial surgery. J Neurosurg. 2010;113(5):1021–1025.
8) Almenawer, Saleh A., Iulia Bogza, Blake Yarascavitch, Niv Sne, Forough Farrokhyar, Naresh Murty, and Kesava Reddy. 2013. “The Value of Scheduled Repeat Cranial Computed Tomography After Mild Head Injury.” Neurosurgery 72 (1) (January): 56–64. doi:10.1227/NEU.0b013e318276f899.

El nuevo programa de formación en España está en marcha

El Ministerio ha encargado a la Sociedad Español  de Neurocirugía un novedoso programa docente basado en competencias que exigirá acreditar de nuevo las Unidades Docentes y permitirá gestionar mejor la oferta anual de las plazas MIR desde la CN/SENEC.

Se pretende extender a 6 años el periodo de formación con un periodo específico en neurocirugía de cuatro años, que minimizaría el perjuicio de incluir nuestra especialidad dentro del tronco quirúrgico y que al parecer es la mejor opción ministerial (según las últimas noticias) al leitmotiv de las demandas de la SENEC.

Si el nuevo programa se aprobase, la SENEC va a instituir un comité de programa facultado no sólo para facilitar la implementación del mismo, sino también con el objetivo de convocar un examen anual tipo “Board” de SENEC y monitorizar el funcionamiento de la Unidades docentes y su oferta anual de acuerdo con una logística a determinar, que debe evitar mantener este desaguisado del superávit de residentes.

La lectura de estos hechos debe seguirse de una buena y detallada reflexión por parte de TODOS sobre el significado de los mismos, de un análisis de la respuesta por comunidades y, cuando sea posible, por hospitales y unidades docentes.

Schwannoma cervical

Se trata del schwannoma espinal en la región cervical.

A su vez se puede subdividir en schwannoma cervical alto 1).

Se trata de los que proceden de las raices de C1, C2, C3 siendo los C2 los más comunes, y constituyen el 15% de todos los schwannomas espinales

En los casos de neurofibromatosis tipo 1, se aprecia una multiplicidad de schwannomas con frecuencia.

Clínica

Son de crecimiento lento y por lo general alcanzan un gran tamaño antes de convertirse en sintomáticos

Tratamiento

A pesar de su ubicación y la posibilidad de una extensión anterior o anterolateral así como medular, y su relación con la arteria vertebral la cirugía suele ser muy exitosa 2) 3) 4)

El abordaje posterior sobre línea media estándar es adecuada y apropiada paraa resecar casi todos los tipos de schwannoma C1, C2 y C3 con técnicas de resección transtumoral.

Son moderadamente vasculares y relativamente sencillos para resecar porque tienen una aracnoides bien definida y un plano de disección intradural y cápsula extradural.

Algunos autores han sugerido el control proximal de la arteria vertebral antes de la resección del tumor, pero hay un bajo riesgo de lesiones en esta cirugía. Así una angiografía preoperatoria o intraoperatoria no parece ser necesaria 5).

1) Chowdhury FH, Haque MR, Sarker MH. High cervical spinal schwannoma; microneurosurgical management: an experience of 15 cases. Acta Neurol Taiwan. 2013 Jun;22(2):59-66. PubMed PMID: 24030037.
2) George B, Lot G. Neurinomas of the first two cervical nerve roots: a series of 42 cases. J Neurosurg 1995;82:917- 923. ((Krishnan P, Behari S, Banerji D, Mehrotra N, Chhabra DK, Jain VK. Surgical approach to C1-C2 nerve sheath tumors. Neurol India 2004;52:319-324.
3) Kyoshima K, Uehara T, Koyama J, Idomari K, Yomo S. Dumbbell C2 schwannomas involving both sensory and motor rootlets: report of two cases. Neurosurgery 2003; 53:436-440.
4) McCormick PC. Surgical management of dumbbell tumors of the cervical spine. Neurosurgery 1996;38:294-300
5) Goel A, Muzumdar D, Nadkarni T, Desai K, Dange N, Chagla A. Retrospective analysis of peripheral nerve sheath tumors of the second cervical nerve root in 60 surgically treated patients. J Neurosurg Spine 2008;8:129-134.

Human Brain in 1969 Pieces 2.0

El cerebro humano en 1969 Piezas.

La versión 2.0 es un atlas muy sofisticado, de neuroanatomía 3D.

Innovador y muy detallado, pero fácil de navegar

Alrededor de 2.000 componentes detallados identifican todas las áreas del cerebro de la médula espinal a los vasos pequeños.

El tablero de instrumentos modular permite al usuario ver una estructura en cualquier combinación, apagar estructuras, girar el cerebro.

Comprar

An update of the 2012 edition, version 2.0 of The Human Brain in 1969 Pieces by Dr Nowinski retains all of the interactive capability and details of the first version with the addition of new content in the head muscles and glands module as well as the vertebrae module. Previously available cranial nerve and vasculature subject matter has been revised and extended, and enhanced content has been included in the ventricular, deep gray structures, white matter, and visual system modules. There are 12 total 3-dimensional (3-D) modules that can be viewed interchangeably in axial, coronal, or sagittal images. An interactive labeling feature is a new addition in this version.

When the program is first launched, the viewer has the option to view individualized information about the various 3-D atlases in The Human Brain collection by Thieme. Once the user selects the Start option, the default screen for the atlas features a 3-D model of the head and neck surrounded by tools allowing navigation between and selection from 12 modules: central nervous system, arterial system, venous system, tracts, white matter, ventricles, deep nuclei, cranial nerves, visual system, muscles, glands, and head/neck. Each module has options to show or hide right- and left-sided structures along with further structures available for demonstration specific to the selected module. In the arterial system module, for example, the user can choose whether to show or hide the internal carotid and/or vertebral arteries along with their major branches. In the muscles module, subsections include extraocular, facial, and masticatory muscles. Having the ability to highlight such detailed, individualized structures allows users to customize their learning experiences with color-coordination and interactive labels.

Although this atlas is designed to run smoothly on both PC and Macintosh computers, the newest Apple operating system (OSX Yosemite, Cupertino, California) is not supported by the program. Regardless of the computer system used, the CD is necessary to start the program each time even after installation takes place. PC minimum requirements are: 2 GHz Intel Core 2 Duo or higher; 1 GB RAM or greater; graphics card that supports OpenGL 2.1 (recommended, not mandatory) and with at least 512 MB of video memory; 150 MB hard disk space; screen resolution 1280 × 1024 or higher (recommended) and 1280 × 720 (minimum); Windows XP Service Pack 2 or later, or Windows 7 or Windows 8 (English version is recommended). Mac minimum requirements are: iMac with x86_64 architecture (Core 2 Duo, Core i3, Core i5, Core i7); 1 GB RAM or greater; Mac OS 10.6 and above; graphics card that supports OpenGL 2.1 and with at least 512 MB of video memory; 150 MB hard disk space; screen resolution 1280 × 1024 or higher (recommended) and 1280 × 720 pixels (minimum). Depending on the capabilities of the computer system used, the atlas can at times be somewhat bulky in that there can be a delay in the rotation of the 3-D model, and selection/deselection of various modules does not always result in an immediate change to the model. Nevertheless, the rotation features enable the user to have precise control of the angle and orientation of the model, allowing a detailed understanding of the location of structures of interest in relation to surrounding anatomy.

In summary, version 2.0 of The Human Brain in 1969 Pieces by Dr Nowinski is a user-friendly, detailed, and highly organized 3-D neuroanatomy atlas, making it a valuable resource for students and teachers alike.