Category Archives: Vascular

Coagulometría rápida para pacientes urgentes

Con el creciente uso de la anticoagulación oral mediante antagonistas de la vitamina K,  los neurocirujanos se encuentran con un número creciente de pacientes que requieren una rápida reversión de los efectos anticoagulantes, para realizar procedimientos quirúrgicos urgentes.

La iniciación de estos procedimientos se retrasa debido a que el estado de coagulación debe ser evaluada a través del examen de muestras de sangre en los laboratorios centrales.

Este retraso puede dar lugar a efectos negativos, sobre todo en situaciones que potencialmente amenazan la vida tales como la hemorragia intracraneal.

Los dispositivos de punto de atención para la evaluación del índice internacional normalizado (INR POC) han mejorado el manejo de la anticoagulación en el ámbito ambulatorio.

El uso de estos dispositivos puede también tener efectos beneficiosos en el tratamiento de pacientes anticoagulados que precisan procedimientos neuroquirúrgicos urgentes.

El  coagulómetro CoaguChek XS (®) fue utilizado en 17 pacientes con antecedentes de uso de anticoagulantes y una condición que requiere reversión de la anticoagulación urgente antes de un procedimiento neuroquirúrgico (trepanación: n = 8, craneotomía: n = 7, laminectomía: n = 2).

No hubo dificultades técnicas, y se logró una evaluación rápida del INR en todos los casos en 2 min. Los valores de INR POC tenían buena correlación con la evaluación del laboratorio central. Con una desviación media del INR 0.036 ± 0.12.

La ganancia media de tiempo a través del uso del dispositivo de INR POC en comparación con la evaluación del laboratorio central fue de 47 ± 6 min (intervalo: 37-61 min).

Las experiencias iniciales con un dispositivo de estas características en pacientes anticoagulados que precisan procedimientos neuroquirúrgicos urgentes demuestran que su uso puede contribuir a una mejor gestión de estos pacientes1.

  1. Beynon C, Jakobs M, Rizos T, Unterberg AW, Sakowitz OW. Rapid bedside coagulometry prior to urgent neurosurgical procedures in anticoagulated patients. Br J Neurosurg. 2014 Jan;28(1):29-33. doi: 10.3109/02688697.2013.869549. Epub 2013 Dec 9. PubMed PMID: 24313307. []

New Clinical Trial:Minimally Invasive Surgery Plus rt-PA for ICH Evacuation Phase III (MISTIE III)

See All Stroke Trials

The National Institute of Neurological Disorders and Stroke, part of the National Institutes of Health, is looking for individuals to participate in clinical studies.  Participating in clinical trials allows you to play an active role in research on the nature and causes of many disorders of the brain and nervous system, and to possibly help physician-scientists develop future treatments.  The information below is designed to help you quickly learn about actively recruiting research studies for which you or someone you know may be eligible.

Description:

The purpose of this study is to test a minimally invasive surgical procedure with a drug called rt-PA (recombinant tissue plasminogen activator) as a treatment for intracerebral hemorrhage (ICH).

ICH occurs when a blood vessel in part of the brain bursts open, causing blood to leak into the brain and clot.  Currently, there is no standard treatment for ICH and most people with ICH face a long recovery and have long term deficits.

MISTIE III will test a minimally invasive surgical procedure in which a hollow tube, called a catheter, is used to remove the blood clot and administer rt-PA into the ICH to break up the blood clot.  Rt-PA is the standard treatment for ischemic stroke (a type of stroke in which a blood vessel is blocked by a clot).

Five hundred participants will be randomly assigned to one of two groups:  medical treatment or surgical treatment.  In the medical group, participants will receive standard medical interventions for treating ICH.  In the surgical group, participants will undergo a minimally invasive surgical procedure to put in place a catheter that will be used to administer rt-PA directly into the blood clot.  After being assigned to a study group, participants will be monitored in the hospital for seven days.  During this time, the medical group will receive the best currently available ICH treatments.  The surgical group will receive up to 9 doses of rt-PA through the catheter every eight hours plus the same care the medical group receives.  Both groups will have daily computed tomography (CT) brain scans.

Participants will be followed for a year after their ICH to determine if the surgical procedure and rt-PA will help them to recover more fully.  Follow-up will include three outpatient visits to the clinic and two telephone interviews.

Knowledge gained from this study may provide scientists with information on how to better treat ICH.

 

Eligibility Criteria:

Please follow this link for trial eligibility information to share with your doctor.

Study Design:

Interventional

Study Locations:

Multiple locations worldwide

For more information:

Contact:  Amanda Bistran-Hall; Tel: 410-955-2536, email:  abistran1@jhmi.edu; or Karen Lane, CMA; Tel: 410-614-3461; email: klane@jhmi.edu; or visit: http://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT01827046 orwww.braininjuryoutcomes.com External link

ARUBA (A Randomized Trial of Unruptured Brain Arteriovenous Malformations)

The ARUBA trial showed that medical management alone is superior to medical management with interventional therapy for the prevention of death or stroke in patients with unruptured brain arteriovenous malformations followed up for 33 months. The trial is continuing its observational phase to establish whether the disparities will persist over an additional 5 years of follow-up 1).

1) Mohr JP, Parides MK, Stapf C, Moquete E, Moy CS, Overbey JR, Al-Shahi Salman R, Vicaut E, Young WL, Houdart E, Cordonnier C, Stefani MA, Hartmann A, von Kummer R, Biondi A, Berkefeld J, Klijn CJ, Harkness K, Libman R, Barreau X, Moskowitz AJ; international ARUBA investigators. Medical management with or without interventional therapy for unruptured brain arteriovenous malformations (ARUBA): a multicentre, non-blinded, randomised trial. Lancet. 2014 Feb 15;383(9917):614-21. doi: 10.1016/S0140-6736(13)62302-8. Epub 2013 Nov 20. PubMed PMID: 24268105; PubMed Central PMCID: PMC4119885.

Se publica el mayor análisis retrospectivo de los aneurismas cerebrales rotos en la población China

El artículo es gratuito

Enlace

Analiza 1256 pacientes entre el 2006-2013
784 mujeres y 472 hombres, con una relación mujer / hombre de 1,66.

Esta relación se ve reducida a 0,50 para los pacientes menores de 35 años.

La ruptura del aneurisma fue más común en la franja de edad de 50-59 años.

Los aneurismas rotos eran en su mayoría de 2 mm-5 mm de tamaño (47,1%), seguido de 5 mm-10 mm (39,7%).

La rotura de un aneurisma cerebral único en circulación anterior en 95,0% de los casos, y el 5,0% en la circulación posterior.

La rotura de aneurisma mas frecuente ocurrió en la arteria comunicante posterior (34,9%) y la arteria comunicante anterior (29,5%).

183 casos (14,6%) tenían aneurismas múltiples.

Actualización del aneurisma intracraneal gigante

Definición

Aneurisma intracraneal de un tamaño de más de 25 mm.

Epidemiología

Representan aproximadamente el 5% de todos los aneurismas intracraneales 1) 2) 3) 4)

En la serie de Nurminen y col., arteria carótida interna (ACI) 39%, arteria cerebral media (ACM) 32%, vertebrobasilar y región de la arteria cerebral posterior 25%, y la arteria cerebral anterior (ACA ) incluyendo la arteria comunicante anterior 5%.

El segmento de la arteria carótida interna cavernosa (n = 21, 16%) y la bifurcación de la arteria cerebral media (n = 25, 19%) fueron los lugares específicos más frecuentes. La mitad (n = 11) de todos los aneurismas fusiformes se encontraron en la región de vertebrobasilar y posterior. El 41% de los aneurismas gigantes de la ACM se rompieron.

Las principales variaciones anatómicas se encontraron en tres (2%) y aneurismas múltiples gigantes en tres (2%) de los pacientes. La calcificación de la pared se observó en un 24% y la trombosis intraluminal en un 33% de los aneurismas gigantes rotos (n = 42) 5).

10 centros italianos realizaron un estudio retrospectivo destinado a evaluar los datos clínicos y radiológicos, las distintas modalidades de tratamiento y el resultado clínico en pacientes desde 1976 hasta 1986. Se consideraron también gigantes un subgrupo de 2-2.5 cm de diámetro (grupo 1) y otro de más de 2,5 cm (grupo 2).

Se evaluaron un total de 240 casos: 110 en el grupo 1 y 130 en el grupo 2. En cuanto a la historia clínica, la hemorragia subaracnoidea se observó en el 70% de G1, y en el 45% de G2) y fue más severa (grados de Hunt III-V) en el G2.

Los síntomas por compresión se observaron en el 15% de los pacientes G1 y en el 39% de G2

Los episodios isquémicos fueron poco frecuentes. Independientemente del tratamiento empleado, los pacientes en el grupo 1 presentó un mejor

La presencia de hemorragia intracraneal en la historia clínica incrementó significativamente la tasa de mortalidad (Battaglia y col., 1988).

Dengler y col., proponen un Giant Intracranial Aneurysm Registry para una mejor comprensión de estas lesiones complejas y que pueda servir como base para el desarrollo de futuros estudios clínicos. El reclutamiento de pacientes se ha iniciado en 20 centros neurovasculares en toda Alemania, con 19 nuevos centros que solicitaron la aprobación ética local para tomar parte en el estudio. Los primeros nueve meses se han diseñado como una fase piloto, seguida de la integración de los centros de estudio en toda la UE y el inicio de diferente sub-estudios 6).

Los lugares principales de los gigantes no rotos incluyen el segmento carótidocavernoso, y en los rotos los carotídeos supraclinoideos y cerebrales medias. El riesgo de rotura es significativamente mayor en los pacientes sin trombosis ni calcificaciones (Dos Santos y col., 2012).

Los aneurismas gigantes de la circulación intracraneal anterior son alteraciones vasculares raras, de progresión lenta, y a menudo se presenta con síntomas neuro-oftalmológicos antes de la ruptura (Terzidou y col., 2012).

Clasificación

Tratamiento

En la mayoría de los casos, el clipaje es difícil debido a las características específicas de los aneurismas, como el cuello amplio, la participación de ramas vasculares, calcificación y trombo.

Bibliografía

Battaglia, R, A Pasqualin, and R Da Pian. 1988. “Italian Cooperative Study on Giant Intracranial Aneurysms: 1. Study Design and Clinical Data.” Acta Neurochirurgica. Supplementum 42: 49–52.

Dos Santos, Marcio L Tostes, Antonio Ronaldo Spotti, Rosangela M Tostes Dos Santos, Moacir Alves Borges, Antonio Fernandes Ferrari, Benedicto Oscar Colli, and Waldir Antônio Tognola. 2012. “Giant Intracranial Aneurysms: Morphology and Clinical Presentation.” Neurosurgical Review (July 13). doi:10.1007/s10143-012-0407-0. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22791075.

Terzidou, Chryssa, Georgios Dalianis, and Fani Zacharaki. 2012. “Ocular Symptomatology, Management, and Clinical Outcome of a Giant Intracranial Aneurysm.” Case Reports in Medicine 2012: 643965. doi:10.1155/2012/643965.

1) Anson JA. Giant aneurysms. Epidemiology and natural history. In: Awad IA, Barrow DL, editors. Giant Cerebral Aneurysms. Park Ridge IL: AANS; 1995.
2) Barrow DL, Alleyne C. Natural history of giant intracranial aneurysms and indications for intervension. Clin Neurosurg. 1995;42:214–44.
3) Drake CG. Giant intracranial aneurysms: Experience with surgical treatment in 174 patients. Clin Neurosurg. 1979;26:12–95.
4) Peerless SJ, Wallace MC, Drake CG. Giant intracranial aneurysms. In: Youmans JR, editor. Neurological Surgery. 3rd ed. Philadelphia, PA: WB Saunders; 1990. pp. 1742–63.
5) Nurminen V, Lehecka M, Chakrabarty A, Kivisaari R, Lehto H, Niemelä M, Hernesniemi J. Anatomy and morphology of giant aneurysms-angiographic study of 125 consecutive cases. Acta Neurochir (Wien). 2014 Jan;156(1):1-10. doi: 10.1007/s00701-013-1933-4. Epub 2013 Nov 19. PubMed PMID: 24249668.
6) Dengler, Julius, Peter U Heuschmann, Matthias Endres, Bernhard Meyer, Veit Rohde, Daniel A Rufenacht, and Peter Vajkoczy. 2011. “The Rationale and Design of the Giant Intracranial Aneurysm Registry: a Retrospective and Prospective Study.” International Journal of Stroke: Official Journal of the International Stroke Society 6 (3) (June): 266–270. doi:10.1111/j.1747-4949.2011.00588.x.

Nuevas evidencias del White collar sign

White collar sign

Signo de cuello blanco

Separación radiolúcida entre la masa de coils y el lumen de la arteria a nivel del cuello. Este hallazgo radiotransparente (blanco), posiblemente, representa la formación de un tejido neointimal a nivel del cuello. La presencia de una señal de cuello blanco y la ausencia de contraste de llenado en el aneurisma indican un aislamiento total de la luz del aneurisma de la arteria principal. Aunque no hay hallazgos histopatológicos humanos disponibles para describir la naturaleza de este vacío, sobre la base de los estudios realizados en animales, es razonable correlacionar la señal de cuello blanco con la presencia de un nivel suficientemente grueso de tejido conectivo en el cuello del aneurisma que se puede ver en los angiogramas. El seguimiento a largo plazo de los pacientes que desarrollan el signo de cuello blanco puede proporcionar la información futura acerca de la importancia de este hallazgo en términos de protección de la recanalización del aneurisma 1).

No es específico de los coils bioactivos y un diámetro de cuello pequeño se asoció significativamente con la aparición de este signo, pero se necesitan más investigaciones para aclarar los factores predictivos 2).

1) Gonzalez NR, Patel AB, Murayama Y, Viñuela F. Angiographic evidence of aneurysm neck healing following endovascular treatment with bioactive coils. AJNR Am J Neuroradiol. 2005 Apr;26(4):912-4. PubMed PMID: 15814944.
2) Kiyofuji S, Matsumaru Y, Tsuruta W, Hayakawa M, Kamiya Y. Emergence of the white-collar sign after coil embolization of cerebral aneurysms. Acta Neurochir (Wien). 2014 Jan;156(1):11-6. doi: 10.1007/s00701-013-1898-3. Epub 2013 Oct 10. PubMed PMID: 24114076.