La Sociedad Andaluza de Neurocirugía revisa los últimos avances en el tratamiento de la hidrocefalia

Alrededor de 60 especialistas se han reunido entre este jueves y este sábado en Córdoba en el marco del XXIX congreso de la Sociedad Andaluza de Neurocirugía, en el que han abordado los últimos avances que se han incorporado en los dispositivos implantables que se usan para tratar la hidrocefalia.

En concreto, según ha informado en una nota la Delegación del Gobierno de la Junta en Córdoba, los participantes en esta reunión se han centrado en analizar “en profundidad” los dispositivos que se implantan en los pacientes de esta patología con la finalidad de corregir este problema.

Para ello, cuatro ingenieros procedentes de Europa y Norteamérica han explicado a los especialistas que han asistido al congreso el manejo y funcionamiento de los nuevos sistemas que se emplean en la cirugía de la hidrocefalia.

El director de la Unidad de Gestión Clínica de Neurocirugía y Neurofisiología del Hospital Reina Sofía, Jesús Adolfo Lozano, ha explicado que el método más común para llevar a cabo este tipo de intervención es “la implantación de un sistema de derivación del líquidocefalorraquídeo desde el cerebro hasta el corazón o el abdomen, donde se reabsorbe y se elimina con la orina”.

No obstante, el doctor Lozano ha apuntado que otro sistema que también se usa, aunque con menos frecuencia, es la neuroendoscopia, que permite llegar al cerebro a través de un endoscopio que logra realizar una apertura por la que se expulsa el líquido y se recupera la circulación con normalidad.

Los profesionales de la Unidad de Gestión Clínica de Neurocirugía y Neurofisiología del Hospital Reina Sofía intervienen cada año a alrededor de un centenar de pacientes, entre niños y adultos.

De igual modo, los asistentes al congreso han presentado más de una veintena de comunicaciones orales en las que se han abordado los distintos tipos de hidrocefalia y los nuevos dispositivos para tratarlas, entre los que destacan especialmente las válvulas programables, que se acomodan a la presión craneal que precisa el paciente.

Plaza de jefe del Servicio de Neurocirugía en el Hospital General Universitario de Alicante

El régimen jurídico de la plaza objeto de la convocatoria es el establecido en el Estatuto marco del personal estatutario de los servicios  de salud, aprobado por Ley 55/2003, de 16 de diciembre.

Solo pueden participar en esta convocatoria los facultativos con nombramiento de personal estatutario fijo que ostente plaza en la especialidad a la que se concurse en las instituciones sanitarias de la Seguridad Social, así como los facultativos con nombramiento de funcionario de carrera, o laboral fijo, que presten servicios en hospitales de titularidad pública con programa acreditado para la docencia por la comisión nacional de la correspondiente especialidad.

Resolución-PDF

Falleció Manuel López-Escobar Fernández

manuellopezescobarfernandezEl médico segoviano y especialista en neurocirugía, Manuel López-Escobar Fernández, falleció el 5 de abril en Cádiz a la edad de 75 años, según han informado fuentes de la familia.

López-Escobar Fernández nació en Segovia en diciembre de 1937.

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valladolid, accedió a la especialidad en Neurología y en Neurocirugía, por la misma universidad.

Tras trabajar como especialista en el Hospital General de Asturias, López-Escobar Fernández, se marchó a Cádiz, donde obtuvo el doctorado en Medicina y asumió la jefatura del servicio de Neurocirugía del Hospital ‘Puerta del Mar”.

Profesor titular de la Universidad de Cadiz, obtuvo la Medalla Naval, con distintivo blanco, por asistencia a pacientes de la Marina de Guerra Española. También fue presidente de la Sociedad Andaluza de Neurocirugía.

El neurocirujano segoviano también fue autor de numerosos libros e investigaciones médicas, y de las novelas “Burbujas agridulces” y “Pleamares Carmesí”.

Murió el neurocirujano Sixto Obrador Alcalde

El doctor Sixto Obrador Alcalde, pionero de la neurocirugía española, falleció , a los 66 años de edad, a consecuencia de un cáncer de páncreas. El doctor Obrador había sido ingresado el martes en el centro de especialidades médicas Ramón y Cajal, cuyo departamento de neurocirugía puso en funcionamiento, y fue asistido en todo momento por el doctor internista Manuel Serrano Ríos.

El doctor Obrador era partidario de una investigación coordinada para lo que pretendía contar con la colaboración directa de neurofisiólogos, neuropatólogos, neuroquímicos, neurólogos, psiquiatras, psicólogos y neuroanestesistas entre otros especialistas médicos.

El lema del neurocirujano fallecido era que todo enfermo del sistema nervioso debe tener en España una buena asistencia neurológica y neuroquirúrgica especializada. Pese a que el aproximadamente centenar de neurocirujanos españoles son discípulos suyos, el doctor Obrador había dicho: «Siempre es necesario tener presente en nuestra labor la humildad e insignificancia de la propia obra. Apenas representa un corto y efímero eslabón de contacto entre pasadas y futuras generaciones. Estamos obligados a crear en todo momento el clima y el ambiente adecuados para el desarrollo futuro de nuestras disciplinas. Por esta razón he consumido mucho tiempo en la enseñanza y divulgación para los médicos.»

Más sobre Sixto Obrador Alcalde