Category Archives: Hospitals

ACREDITACIÓN LABORATORIOS DE NEUROANATOMÍA

Desde el grupo de neuroanatomía de la SENEC y la Junta Directiva de la sociedadse ha querido poner en marcha un sistema para acreditar laboratorios de neuroanatomía.

Se trata de definir una criterios mínimos que debe cumplir cualquier laboratorio de neuroanatomía que oferte una estancia formativa en neurocirugía. Los laboratorios interesados en solicitar la acreditación deberán enviar la documentación que se adjunta antes del 30 de abril del 2017.

Más información

Descargar formulario

Neurosurgery and ACS National Surgical Quality Improvement Program (ACS-NSQIP)


VP shunts were placed in 3,984 patients either as an initial placement (n = 1,093) or as a revision (n = 2,891). Compared to the initial-placement group, the revision group was significantly more likely to experience shunt failure (14 vs. 8%, p < 0.0001). In the initial-placement group, congenital hydrocephalus was independently associated with shunt failure (OR 1.83; 95% CI 1.01-3.31, p = 0.047). In the revision group, cardiac risk factors (OR 1.38; 95% CI 1.00-1.90, p = 0.047), a chronic history of seizures (OR 1.33; 95% CI 1.04-1.71, p = 0.022), and a history of neuromuscular disease (OR 0.61; 95% CI 0.41-0.90, p = 0.014) were independently associated with shunt failure.

Identifying the factors associated with VP shunt failure may allow the development of interventions to decrease failures. Further refinement of the collected variables in the ACS National Surgical Quality Improvement Program (NSQIP) Pediatric specific to neurosurgical procedures is necessary to identify modifiable risk factors 1).


Cote et al., performed a search of the ACS National Surgical Quality Improvement Program (ACS-NSQIP) database for all patients undergoing operations with a neurosurgeon from 2006 to 2013. They analyzed demographics, past medical history, and post-operative respiratory failure, defined as unplanned intubation and/or ventilator dependence for more than 48 h post-operatively.

Of 94,621 NSQIP-reported neurosurgical patients from 2006 to 2013, 2325 (2.5 %) developed post-operative respiratory failure. Of these patients, 1270 (54.6 %) were male, with an overall mean age of 60.59 years; 571 (24.56 %) were current smokers and 756 (32.52 %) were ventilator-dependent. Past medical history included dyspnea in 204 patients (8.8 %), COPD in 198 (8.5 %), and congestive heart failure in 66 (2.8 %). The rate of post-operative respiratory failure decreased from 4.1 % in 2006 to 2.1 % in 2013 (p < 0.001). Of the 2325 patients with respiratory failure, 1061 (45.6 %) underwent unplanned intubation post-operatively and 1900 (81.7 %) were ventilator-dependent for more than 48 h. The rate of both unplanned intubation (p < 0.001) and ventilator dependence (p < 0.001) decreased significantly from 2006 to 2013. Multivariate analysis demonstrated that significant risk factors for respiratory failure included inpatient status (p < 0.001, OR = 0.165), age (p < 0.001, OR = 1.014), diabetes (p = 0.001, OR = 1.489), functional dependence prior to surgery (p < 0.001, OR = 2.081), ventilator dependence (p < 0.001, OR = 10.304), hypertension requiring medication (p = 0.005, OR = 1.287), impaired sensorium (p < 0.001, OR = 2.054), CVA/stroke with or without neurological deficit (p < 0.001, OR = 2.662; p = 0.002, OR = 1.816), systemic sepsis (p < 0.001, OR = 1.916), prior operation within 30 days (p = 0.026, OR = 1.439), and operation type (cranial relative to spine, p < 0.001, OR = 4.344).

Based on the NSQIP database, risk factors for respiratory failure after neurosurgery include pre-operative ventilator dependence, alcohol use, functional dependence prior to surgery, stroke, and recent operation. The overall rate of respiratory failure decreased from 4.1 % in 2006 to 2.1 % in 2013 according to these data 2).


Data from adult patients who underwent surgery for spinal tumors (2011-2014) were extracted from the prospective National Surgical Quality Improvement Program (NSQIP) registry. Multivariable logistic regression was used to evaluate predictors of reoperation, readmission, and major complications (death, neurological, cardiopulmonary, venous thromboembolism [VTE], surgical site infection [SSI], and sepsis). Variables screened included patient age, sex, tumor location, American Society of Anesthesiologists (ASA) physical classification, preoperative functional status, comorbidities, preoperative laboratory values, case urgency, and operative time. Additional variables that were evaluated when analyzing readmission included complications during the surgical hospitalization, hospital length of stay (LOS), and discharge disposition.

Among the 2207 patients evaluated, 51.4% had extradural tumors, 36.4% had intradural extramedullary tumors, and 12.3% had intramedullary tumors. By spinal level, 20.7% were cervical lesions, 47.4% were thoracic lesions, 29.1% were lumbar lesions, and 2.8% were sacral lesions. Readmission occurred in 10.2% of patients at a median of 18 days (interquartile range [IQR] 12-23 days); the most common reasons for readmission were SSIs (23.7%), systemic infections (17.8%), VTE (12.7%), and CNS complications (11.9%). Predictors of readmission were comorbidities (dyspnea, hypertension, and anemia), disseminated cancer, preoperative steroid use, and an extended hospitalization. Reoperation occurred in 5.3% of patients at a median of 13 days (IQR 8-20 days) postoperatively and was associated with preoperative steroid use and ASA Class 4-5 designation. Major complications occurred in 14.4% of patients: the most common complications and their median time to occurrence were VTE (4.5%) at 9 days (IQR 4-19 days) postoperatively, SSIs (3.6%) at 18 days (IQR 14-25 days), and sepsis (2.9%) at 13 days (IQR 7-21 days). Predictors of major complications included dependent functional status, emergency case status, male sex, comorbidities (dyspnea, bleeding disorders, preoperative systemic inflammatory response syndrome, preoperative leukocytosis), and ASA Class 3-5 designation (p < 0.05). The median hospital LOS was 5 days (IQR 3-9 days), the 30-day mortality rate was 3.3%, and the median time to death was 20 days (IQR 12.5-26 days).

In a ACS National Surgical Quality Improvement Program analysis, 10.2% of patients undergoing surgery for spinal tumors were readmitted within 30 days, 5.3% underwent a reoperation, and 14.4% experienced a major complication. The most common complications were SSIs, systemic infections, and VTE, which often occurred late (after discharge from the surgical hospitalization). Patients were primarily readmitted for new complications that developed following discharge rather than exacerbation of complications from the surgical hospital stay. The strongest predictors of adverse events were comorbidities, preoperative steroid use, and higher ASA score. These models can be used by surgeons to risk-stratify patients preoperatively and identify those who may benefit from increased surveillance following hospital discharge 3).


Using the American College of Surgeons’ National Surgical Quality Improvement Program (ACS-NSQIP) dataset, a retrospective analysis of the complications experienced by patients that underwent surgical management of a UIA between the years of 2007 and 2013. The primary outcomes of interest were mortality within the 30-day perioperative period and adverse discharge disposition to a location other than home. Predictors of morbidity and mortality were elucidated using multivariable logistic regression analyses controlling for available patient demographic, comorbidity, and operative characteristics.

662 patients were identified in the ACS-NSQIP dataset for operative management of an unruptured aneurysm. The observed rates of 30-day mortality and adverse discharge disposition were 2.27% and 19.47%, respectively. A hundred and eight (16.31%) patients developed at least one major complication. On multivariable analysis, death within 30days was significantly associated with increased operative time (OR 1.005 per minute, 95% CI 1.002-1.008) and chronic preoperative corticosteroid use (OR 28.4, 95% CI 1.68-480.42), whereas major complication development was associated with increased operative time (OR 1.004 per minute, 95% CI 1.002-1.006), age (OR 1.017 per year, 95% CI 1-1.034), preoperative dependency (OR 3.3, 95% CI 1.16-9.40) and diabetes mellitus (OR 2.89, 95% CI 1.45-5.75). Lastly, increasing age (OR 1.017 per year, 95% CI 1-1.034) as well as ASA Class 3 (OR 1.73, 95% CI 1.08-2.77) and 4 (OR 2.28, 95% CI 1.1-4.72) were independent predictors of discharge to a location other than home.

The study yields morbidity and mortality benchmarks for UIA surgery in a representative, national surgical registry. It will hopefully aid in recognizing those patients at greater risk for postoperative complications following surgical management, leading to appropriate changes in treatment strategies for this selected group of patients 4).


2351 patients underwent peripheral nerve surgery, 120 complications were identified in 100 patients (4.25%), and 103 patients (4.38%) received nerve grafting. Thirty-one (1.95%) of the 1593 patients underwent unplanned readmission. Nerve grafting procedures had no association with postoperative complications and unplanned readmission rates. Patients who experienced an inpatient procedure (OR= 2.54, P<0.001), a longer operative time (OR= 1.00, P<0.001) and worse wound classifications (OR= 1.83, P<0.001) all had increased odds of postoperative complications. An inpatient procedure (OR= 2.74, P=0.014) and any complications (OR= 24.43, P<0.001) were significantly associated with unplanned readmission.

The study confirms that peripheral nerve surgery and nerve graft procedures can be safely performed with low complication risks and low unplanned readmission rates. We also identified the risks associated with perioperative adverse outcomes, and these data may be used as an adjunct for risk stratification for patients under consideration for peripheral nerve surgery. This approach may enable the improved targeting of the most costly and harmful complications of preventive measures 5).


1) Gonzalez DO, Mahida JB, Asti L, Ambeba EJ, Kenney B, Governale L, Deans KJ, Minneci PC. Predictors of Ventriculoperitoneal Shunt Failure in Children Undergoing Initial Placement or Revision. Pediatr Neurosurg. 2017;52(1):6-12. PubMed PMID: 27490129.
2) Cote DJ, Karhade AV, Burke WT, Larsen AM, Smith TR. Risk factors for post-operative respiratory failure among 94,621 neurosurgical patients from 2006 to 2013: a NSQIP analysis. Acta Neurochir (Wien). 2016 Sep;158(9):1639-45. doi: 10.1007/s00701-016-2871-8. Epub 2016 Jun 23. PubMed PMID: 27339268.
3) Karhade AV, Vasudeva VS, Dasenbrock HH, Lu Y, Gormley WB, Groff MW, Chi JH, Smith TR. Thirty-day readmission and reoperation after surgery for spinal tumors: a National Surgical Quality Improvement Program analysis. Neurosurg Focus. 2016 Aug;41(2):E5. doi: 10.3171/2016.5.FOCUS16168. PubMed PMID: 27476847.
4) Kerezoudis P, McCutcheon BA, Murphy M, Rayan T, Gilder H, Rinaldo L, Shepherd D, Maloney PR, Hirshman BR, Carter BS, Bydon M, Meyer F, Lanzino G. Predictors of 30-day perioperative morbidity and mortality of unruptured intracranial aneurysm surgery. Clin Neurol Neurosurg. 2016 Oct;149:75-80. doi: 10.1016/j.clineuro.2016.07.027. Epub 2016 Jul 27. PubMed PMID: 27490305.
5) Hu K, Zhang T, Hutter MM, Xu W, Williams ZM. Thirty-Day Perioperative Adverse Outcomes Following Peripheral Nerve Surgery: An Analysis of 2351 Patients in the ACS NSQIP Database. World Neurosurg. 2016 Jul 16. pii: S1878-8750(16)30545-9. doi: 10.1016/j.wneu.2016.07.023. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 27436210.

Miguel Ángel Arráez recoge la medalla a los neurocirujanos malagueños

arraezmalagaTodos los galardonados mostraron su agradecimiento por las distinciones recibidas en el acto de la Maestranza. El jefe de Neurocirugía del hospital Carlos Haya de Málaga, Miguel Ángel Arráez, recogió la medalla de Andalucía otorgada al equipo de 16 profesionales que operaron al joven músico Carlos Aguilera de un tumor mientras tocaba el saxofón para no dañar su sensibilidad musical. Arráez se mostró muy emocionado a la hora de recoger el galardón de manos de la presidenta, Susana Díaz. Luego declaró que se trata de un reconocimiento tanto a las personas que trabajan en el equipo de Neurocirugía como de otros departamentos que colaboran en la actividad quirúrgica.

Arráez se sumó a las palabras del doctor Salvatierra de que hay que preservar la sanidad pública andaluza, que también llamó «la joya de la corona». «Nuestro sistema sanitario público debe ser absolutamente preservado y potenciado por el bien de todos los ciudadanos», afirmó.

De igual modo se mostraron contentos el resto de homenajeados: el bailaor y coreógrafo sevillano Israel Galván, la periodista y traductora Pilar del Río, el cantautor onubense Manuel Carrasco, la almeriense Josefina Samper, la gaditana María Luisa Escribano, fundadora de la entidad Asansull para personas con discapacidad; el profesor jesuita Jaime Loring, el periodista granadino afincado en Málaga Juan de Dios Mellado, la fiscal de la Audiencia de Jaén sobre Violencia contra la Mujer, Gracia Rodríguez; y el empresario del aceite Miguel Gallego, presidente de Migasa. Mellado y Del Río se mostraron muy contentos por un reconocimiento a periodistas a los que «nunca nos guiñan un ojo», según bromeó la también esposa de José Saramago.

Diseñan dispositivo que mide estabilidad columna vertebral

Neurocirujanos del Hospital Universitario de Canarias han diseñado un dispositivo que por primera vez mide la estabilidad de los segmentos móviles de la columna vertebral, lo que puede ayudar a ahorrar costes en prótesis y cirugía y disminuir errores en tratamientos lumbares y cervicales.

La herramienta consiste en una pinza distractora dinamométrica que mide la estabilidad del disco intervertebral, vértebras adyacentes y el complejo músculo-ligamentoso que las articula durante una cirugía espinal estándar lumbar o cervical, y ha sido desarrollada por el neurocirujano Luis Pérez Orribo.

El neurocirujano ha basado en este trabajo su tesis, que dirigió el jefe de servicio de este área en el Hospital Universitario de Canarias (HUC), Víctor García, y que ha sido galardonada con el premio extraordinario de doctorado de la Universidad de La Laguna.

Ambos presentaron este viernes en rueda de presente esta herramienta junto al gerente del HUC, Eduardo de Bonis, y Luis Pérez, que ha trabajado en su desarrollo durante más de cinco años, indicó que la idea le surgió al plantearse durante una operación la necesidad de contar con algún método que permitiera a los cirujanos decidir de forma objetiva si en un determinado paciente es necesario llevar a cabo un procedimiento de estabilización vertebral.

Este procedimiento puede ser de fijación vertebral o dinámico, como ligamentos artificiales y dispositivos interespinosos, entre otros.

Para el desarrollo de esta herramienta el HUC ha contado con la colaboración de ingenieros de la Facultad de Física de la Universidad de La Laguna (ULL) y del Instituto de Astrofísica de Canarias para su fabricación en un torno de precisión.

Posteriormente se llevó a cabo una prueba de viabilidad en el Departamento de Anatomía de la Facultad de Medicina y la validación biomecánica se realizó en el laboratorio de biomecánica de columna del Instituto Neurológico Barrow de Arizona.

Víctor García explicó que el dolor lumbar y ciático de origen vertebral es la principal causa de consultas en su área, la segunda en cuanto a bajas laborales -tras las enfermedades respiratorias- y se calcula que todas las personas padecerán a lo largo de su vida al menos un episodio de dolor lumbar.

Esto repercute en el gasto sanitario además de en la calidad de vida de los afectados y Víctor García precisó que más de 500 pacientes son operados cada año en el HUC por patologías raquídeas, aunque puntualizó que sólo el 10 por ciento de los pacientes necesitan pasar por quirófano.

En ocasiones la cirugía fracasa precisamente por la falta de precisión a la hora de medir estos segmentos móviles vertebrales, con lo que el diseño de este dispositivo supone la primera herramienta quirúrgica diagnóstica diseñada para determinar de forma segura, exacta y fiable el grado de estabilidad o rigidez del segmento móvil lumbar.

El servicio de Neurocirugía del HUC, tras su aprobación por el comité ético del hospital, ha realizado una prueba clínica inicial del dispositivo en treinta pacientes con resultados “muy prometedores”, dijo Luis Pérez, lo que ofrece la posibilidad de “diagnosticar el grado de inestabilidad y adelantarnos al tratamiento”.

El método que se emplea actualmente para decidir si se fija un segmento vertebral o no es el de pinzar las vértebras, que puede ser válido si se basa en la experiencia del cirujano y por lo tanto es algo “subjetivo” que puede acarrear problemas en el futuro para el paciente, ya que hay que corregir entre un 10 y un 15 por ciento de las cirugías que se realizan.

Este nuevo dispositivo del HUC puede ahorrar dolor al paciente y nuevas cirugías, subrayó Luis Pérez, ofrece además la posibilidad de diseñar un tratamiento “customizado” y evitará intervenciones innecesarias y bajas laborales.

El equipo de neurocirujanos del HUC proyecta seguir avanzando en el prototipo para lograr un diseño más compacto y capaz de realizar mediciones inalámbricas en el quirófano, aunque Pérez preciso que su formato actual es cómodo de usar por parte del cirujano y no aumenta el tiempo quirúrgico, además de ser seguro para el paciente

Extirpan un tumor cerebral a un paciente mientras toca el saxofón en Málaga – España

Neurocirujanos, neurofisiólogos, neuropsicólogos, anestesiólogos y enfermeros del Hospital Regional Universitario de Málaga han realizado, por primera vez en Europa, una intervención en la que se le ha extirpado un tumor cerebral a un paciente mientras tocaba el saxofón en algunos momentos para evitar secuelas. En concreto, el equipo sanitario llevó a cabo un mapeo de la corteza cerebral del lenguaje musical a Carlos Aguilera, de 27 años, al que se mantuvo despierto –sin anestesia general– durante toda la intervención, incluida la fase de resección del tumor.

La intervención, con una duración de 12 horas, se desarrolló el pasado 15 de octubre y, en la misma, participaron 16 profesionales sanitarios del Hospital Regional; concretamente, tres neurocirujanos, dos neuropsicólogos, tres neurofisiólogos, un anestesista, cinco enfermeras, un auxiliar de enfermería y un celador. Tras permanecer dos semanas hospitalizado, Aguilera fue dado de alta y prosigue los cuidados en domicilio con una buena evolución, según el neurocirujano Guillermo Ibáñez.

De hecho, el paciente ha interpretado varias piezas musicales con el saxofón durante la rueda de prensa. Entre ellas, la balada de jazz ‘Misty’, que ya tocó durante la operación, y el arreglo de una de Johann Sebastian Bach. El paciente ha agradecido su trabajo a los profesionales del Hospital Regional y ha aplaudido que “tengamos la suerte de contar con ellos aquí”. “Hace dos meses estaba en una camilla y hoy he vuelto a nacer”, ha señalado.

Paciente ejemplar

Los profesionales emplearon monitorización neurofisiológica intraoperatoria, una técnica que permite garantizar la seguridad del acto quirúrgico, evitando secuelas derivadas del mismo, y para la que se contó con la colaboración del paciente, que es miembro de una orquesta y becario en la Banda Municipal de Málaga. Ibáñez ha valorado la actitud “valiente” del paciente, asegurando que “un 50 por ciento del éxito de la operación es suya”.

En los músicos profesionales el hemisferio cerebral izquierdo tiene una mayor implicación en la comprensión y ejecución del lenguaje musical, zona donde también se localiza el área motora, sensitiva y del lenguaje, y donde está también la masa tumoral. En el Hospital Regional se han intervenido hasta la fecha un total de 12 pacientes despiertos a los que se les ha realizado el mapeo cortical de las áreas del lenguaje, siendo ésta la primera vez que se realiza la monitorización de las áreas cerebrales relacionadas con el lenguaje musical.

Según han constatado los propios profesionales responsables de la operación, no existen otros precedentes en España o Europa, aunque sí en California (EEUU), con un caso similar realizado este pasado mes de junio. El neurocirujano del Hospital Regional ha explicado que la localización de regiones corticales funcionales durante la cirugía de tumores cerebrales ha adquirido una gran relevancia, ya que permite realizar una resección del tumor más extensa, y en consecuencia, disminuir la probabilidad de morbilidad asociada.

La anestesia

En la fase previa a la intervención quirúrgica es importante encontrar la colocación más confortable para el paciente, ya que durante la operación sólo va a estar sedado –de forma proporcional a las necesidades quirúrgicas de cada fase– y participando de forma activa en la misma.

El procedimiento anestésico se realiza en su totalidad con el paciente despierto, con sus funciones cerebrales intactas, ya que es imprescindible su colaboración para poder identificar las respuestas tanto en la fase de estimulación eléctrica para el mapeo cortical como en la de resección del tumor.

Por ello, no se somete al paciente a una anestesia general con intubación ni se utilizan relajantes musculares. Así, en una primera fase se aplica anestesia local –previa a la instalación del cabezal metálico que mantiene sujeto el cráneo– en la zona de la intervención, y se asocia una sedación profunda –con una perfusión continua intravenosa con fármacos que proporcionan la sedación y analgesia– durante la fase de incisión de la piel, craneotomía y cierre, una vez finalizada la extracción del tumor.

En palabras de Ibáñez, “la implicación y colaboración de todos los profesionales, y la del paciente, es vital para poder realizar una resección óptima considerando siempre los límites del tumor, y, por supuesto, las zonas elocuentes adyacentes identificadas debidamente”.

“No sirve de nada que te tiemble el pulso en ninguna situación de la vida”

Viene de estirpe de médicos, ya que su padre es neurocirujano, y su abuelo y bisabuelo fueron médicos. Aparte de su trabajo como neurocirujano en Barcelona, ha puesto en marcha la Fundación Clavel, nacida en el año 2014, para prestar atención sanitaria en África. Y, siempre que tiene algo de tiempo, no perdona escaparse a correr un rato por los bosques de Collserola, en la parte alta de la Ciudad Condal.
Pregunta. ¿No te supone una presión extra que en tu familia haya tantos médicos? 
Respuesta. La verdad es que, creciendo en un ambiente familiar con tanto médico, ser otra cosa era bien difícil. Sí que puede haber más presión, ya que mi padre también es neurocirujano, y mi madre es enfermera, pero esta presión ha supuesto un estímulo para ejercer mi profesión de la mejor manera posible.
P. ¿Hay que tener los nervios de acero para ser neurocirujano? 
R. Hay momentos que pueden ser muy complicados, como cuando sangra un aneurisma o un tumor. Por eso, hay gente que sirve y otra que no sirve para esta profesión. Cuando estás operando la columna vertebral, trabajando encima de los nervios, o en la zona cervical encima de la médula, necesitas mucha templanza para que los instrumentos no se desvíen ni un milímetro de donde quieres ir. Lo que pasa es que tampoco te puedes parar a pensar en eso, tienes un objetivo, y no puedes pensar que un instrumento se te va a ir. Estamos entrenados para operar en este tipo de situaciones.
P. Y ¿nunca pierdes los nervios en otros ámbitos de tu vida?
R. Es que yo creo que no sirve de nada que te tiemble el pulso en ninguna situación de la vida. Porque si te tiembla, si te pueden los nervios, es peor. Yo me impongo ese razonamiento para poder salir airoso de situaciones en las que me podría temblar el pulso. Es cierto que a veces te puedes poner más o menos nervioso, pero no hasta el punto de perder los papeles.
P. ¿Te relaja salir a correr?
R. Me gusta correr, pero me gusta correr por la montaña, ya que mi madre es de Asturias y hemos pasado todos los veranos allí. En los bosques de Collserola, en Barcelona, puedo disfrutar de los olores, de la luz, de los sonidos de la naturaleza. Y alguna vez he acabado una maratón.
P. Y ¿cuál es tu meta como médico?
R. Pues los cirujanos creo que combinamos una parte científica y una parte técnica. Yo busco la satisfacción en ambos aspectos, como científico y como técnico.
P. Imagino que siempre que vuelves de África no te cuesta relativizar los problemas que tenemos aquí.
R. Es evidente que en España hay personas que tienen serias dificultades, pero sólo puedes ser consciente de lo que pasa en África hasta que estás allí.
P. ¿Cómo fue tu descubrimiento de la realidad africana?
R. A mí me gusta mucho viajar, y en 2006 un amigo me propuso un viaje por África. Fuimos a Malí y Burkina Fasso, y ver la situación de aquellos países… Un día nos paramos con el coche en un semáforo, y se nos acercó un niño que estaba en un estado deplorable. Esa toma de contacto fue lo que me llevó a decidir que tenía que hacer algo. Así que pusimos en marcha una fundación para atender a personas en Zanzíbar y Etiopía.
P. ¿Cómo es un día de trabajo en esos países?
R. Pues, con la ayuda de un traductor, atendemos a niños con hidrocefalia, pacientes con tumores, muchos casos de malaria que han acabado con una afectación neurológica, traumatismos craneales o de columna… Y, si es necesario, indicamos cirugía.
P. Si pudieras, ¿qué defectos del sistema sanitario eliminarías con un buen láser?
R. Uno de los principales problemas es que, en el sistema público, no se valora suficientemente a los profesionales.

El Hospital Clínic inaugura un quirófano integrado para neurocirugía

El Hospital Clínic de Barcelona ha inaugurado hoy un innovador quirófano integrado para intervenciones de gran complejidad en el cerebro y la columna vertebral con la mínima invasión para el paciente, del que sólo hay seis similares en el mundo y que será el primero en Europa.

El nuevo quirófano integrado de neurocirugía del Clínic incorpora los últimos avances de tres tecnologías de la imagen: TAC, resonancia y navegación.

Además, el Clínic es el único centro europeo involucrado en la evaluación clínica de esta tecnología, fabricada por la empresa de tecnología médica Medtronic y en formar a neurocirujanos en su uso.

En la inauguración, el doctor Joaquim Enseñat, jefe del servicio de Neurocirugía del Hospital Clínic, ha estimado que de las 800 intervenciones de neurocirugía que se realizan en este hospital barcelonés al año, 500 se podrían beneficiar de este innovador quirófano.