Archivos de la categoría Instrumental

4 examples of endoscopic transsphenoidal resection of a craniopharyngioma

These series of videos demonstrate 4 examples of endoscopic transsphenoidal resection of a craniopharyngioma. Figures and captions for relevant anatomy during tumor resection are depicted at the end of each video.Case 1 (0:06): The patient is a 54-year-old male that was found to have a 2.6 x 2.0 x 3.6 cm cystic sellar mass with suprasellar extension upon workup of headaches, fatigue, gynecomastia, and decreased libido. His laboratory studies demonstrated central hypogonadism and central hypothyroidism.Case 2 (2:28): The patient is a 29-year-old male that was found to have a 3.6 x 2.7 x 2.5 cm sellar mass with suprasellar extension upon workup of headaches, decreased libido, and visual field deficits. The mass has both a cystic and solid component. His pre-operative endocrine laboratory studies demonstrated adrenal insufficiency, hypogonadism, and hypothyroidism.Case 3 (4:39): The patient is a 61-year-old female that was found to have a 1.7 x 1.4 x 1.1 cm sellar mass with suprasellar extension upon workup of headaches, fatigue, vertigo, and blurry vision. The mass has both a cystic and solid component. Her pre-operative endocrine laboratory studies were unremarkable.Case 4 (5:58): The patient is a 32-year-old female that was found to have a 1.9 x 1.3 x 2.8 cm solid sellar mass with extension into the 3rd ventricle upon workup of headaches, horizontal diplopia, and bilateral abducens nerve palsies. Her pre-operative endocrine laboratory studies were unremarkable

Chu J, Oyesiku N. 3-D Endoscopic Transsphnoidal Pituitary Surgery: 4 Unique Cases of Craniopharyngioma. Neurosurgery. 2014 Aug 27. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 25167380.

Is intracranial pressure monitoring still required in the management of severe traumatic brain injury? Ethical and methodological considerations on conducting clinical research in poor and low-income countries.

La industria-fabricantes de medicamentos, dispositivos y equipos médicos, y su poder político influyen en gran medida en las estrategias de investigación clínica.

Pueden intervenir, a través de expertos con lazos a la industria financiera mediante la divulgación o silencio, en la formación y difusión afectando así la práctica clínica diaria.

Los intereses de la industria no están necesariamente alineados con los intereses de los pacientes y de la sociedad pudiendo perjudicar y reducir la confianza en la investigación clínica.

Es obvio que el creciente número de ensayos clínicos llevados a cabo en los países en vias de desarrollo requiere el compromiso de todas las partes interesadas para garantizar la adhesión a un conjunto de principios éticos internacionalmente aceptados que reflejan una de las premisas éticas básicas de la Declaración de Helsinki; es decir, que los intereses de la ciencia y la sociedad no son una excusa para llevar a cabo ensayos clínicos en estos países.

La investigación clínica transnacional debería ser controlado por juntas de revisión ética acreditados internacionalmente, y los protocolos de investigación rechazados en un país no deberían ser permitidos en otro.

Además, los organismos internacionales de vigilancia en investigación humana deben tener “… la facultad de sancionar a las empresas y grupos de investigación que no respetan las normas universales ”.

Mientras se implementan estos mecanismos, el papel de las principales revistas que publican los resultados de los ensayos clínicos es crucial, ya que cuando aparecen en una revista de impacto, conducen a una especie de aprobación profesional, y el artículo se vuelve más atractivo tanto para el lector como los medios de comunicación, pudiendo distorsionar el valor real de los resultados.

Los procesos de revisión por pares tradicionales utilizados por los editores de revistas para ayudar a decidir qué artículos deben ser publicados no son capaces de filtrar algunas de las técnicas más sofisticadas de marketing y conflictos de intereses encubiertos.

La incorporación de especialistas en ética en este proceso de revisión probablemente ayude a levantar estos peligros y considerar adecuadamente que el estudio fue aceptado por un “comité de ética” de alguna universidad de prestigio.

Al rechazar los estudios éticos sospechosos, los editores ayudarán en la construcción de una comunidad científica más saludable y el envío de un mensaje claro, a científicos e industria, sore lo inaceptable de explotar y dañar de forma potencial a algunas personas por el bien de muchos 1).

1) Sahuquillo J, Biestro A. Is intracranial pressure monitoring still required in the management of severe traumatic brain injury? Ethical and methodological considerations on conducting clinical research in poor and low-income countries. Surg Neurol Int. 2014 Jun 5;5:86. doi: 10.4103/2152-7806.133993. eCollection 2014. PubMed PMID: 25024886; PubMed Central PMCID: PMC4093744.

Dinero negro bajo los cadáveres de la facultad de Medicina de la Complutense

Técnicos del departamento de Anatomía II de la Universidad Complutense, en cuyos sótanos se hacinaban indignamente cientos de cadáveres cedidos en su día para la investigación científica, han declarado haber cobrado “en mano” cantidades que oscilan “entre los 100 y 150 euros” diarios por preparar materiales y cuerpos para “cursos” que se realizaban en horarios no lectivos, como por ejemplo los fines de semana. Así lo revelan fuentes sindicales de la universidad, que estos días acompañan a la Inspección de Trabajo a los empleados de dicho departamento, tras el escándalo desvelado por El Mundo hace unas semanas.

Según la contabilidad de una de las técnicas —hay cuatro—, se habrían realizado al menos 23 actividades con cadáveres, “fundamentalmente de odontología y oftalmología”, en el último año. Se llevaban a cabo bajo el paraguas de “cursos de formación continua” o de “alquiler de espacios” (con cadáver incluido), dos formas de uso de las instalaciones que existen en la administración universitaria. Sin embargo, y siempre según las mismas fuentes y las anotaciones de la técnica, sólo uno de ellos constaría como pagado regularmente —en las nóminas de los trabajadores— a través de la Fundación Complutense. El resto se podría haber cobrado y pagado de manera irregular, en negro. Intereses crematísticos, y no sólo desidia, abandono y falta de medios, podrían estar debajo de esa especie de fosa común que se mantuvo durante años en los bajos de la Facultad de Medicina y cuya espeluznante imagen ha provocado el consecuente desprestigio para la institución educativa madrileña.

Un departamento no puede tener una caja B, dice el rector José Carrillo

“El tema de los cursos está bajo el paraguas de información reservada”, explicaba ayer el rector de la Complutense, José Carrillo. “La Inspección de Servicio ha abierto una instrucción y espero tener el informe en semanas”, preveía. Y sin temor a las palabras, añadía: “Si alguien ha cobrado en mano es totalmente irregular, se cobra por nómina, un departamento no puede tener una financiación propia a través de una caja B, es ilegal”.

Al menos una técnica del departamento, que rehusó hablar directamente con este periódico, contabilizó y anotó “todas las piezas” —partes de cuerpos— que preparó para los citados cursos. “Estaba muerta de miedo”, cuentan fuentes sindicales. “En ocasiones tuvieron que hacer horas extras y estar presentes en esas actividades y les pagaron con dinero en mano, ni a diez euros la hora; pero otras veces les pedían que lo dejaran todo preparado en las salas de disección los viernes por la tarde y luego recogían los lunes, cuando llegaban, y en esos casos no les pagaban”, explican.

Históricamente ha habido dos departamentos de Anatomía enfrentados y con funcionamientos completamente autónomos en la Facultad de Medicina. Hasta que el pasado viernes, y tras los hechos acontecidos, se precipitó y se votó (por asentimiento) su fusión en Consejo de Gobierno de la Universidad. José Ramón Mérida, el director del departamento de Anatomía II, el protagonista del escándalo, se negó a hacer “declaraciones de ningún tipo” y colgó el teléfono. Se trata de un catedrático con buena fama entre el colectivo estudiantil pero cuya ética profesional ha quedado muy en entredicho.

Sin embargo, el catedrático José Francisco Rodríguez Vázquez, que lleva 33 años como profesor de ese mismo departamento, del que fue director hasta hace seis, asegura estar viviendo “los días más tristes” de su vida. Explicó que él había realizado cuatro cursos en los últimos cinco años, pero “todos y cada uno a través de la fundación y de la tesorería de la universidad, como debe hacerse. Yo jamás he pagado a nadie, es algo que se gestiona a través de Gerencia”. Y añadía: “Este departamento tiene cinco plantas, yo trabajo en la segunda y no bajo por los sótanos, no tenía conocimiento de nada, ni sé cómo han cobrado, no le puedo decir, sólo puedo acreditar mis cursos”.

Los trabajadores no recibían ni 10 euros la hora, aseguran fuentes sindicales

Jesús Bragado, gerente de Medicina —y hermano del también adjunto a la gerencia de la universidad, Juan Bragado, y del gerente de Farmacia, Luis Bragado—, aseguró a este periódico que “todos los cursos que son oficiales pasan por la Gerencia”. Pero ¿hay cursos no oficiales? “Se realizan cursos que no tienen carácter oficial, pero de eso mejor que le informe el vicedecano de Ordenación Académica”, zanjó.

Supuestamente eran empresas, sociedades médicas, congresos o particulares los que contrataban los espacios para esas actividades extra lectivas que, según fuentes sindicales y según el vicedecano de Ordenación Académica, Jorge García Seoane, se coordinaban desde el propio departamento de Anatomía II. “Dependen directamente del departamento y se regulan en función de la entidad con la que se contratan. Pregúntele a ellos, porque al no tratarse de estudiantes de la universidad no tiene nada que ver conmigo”, argumentaba Seoane. “Antiguamente se gestionaban a través de la agencia Laín Entralgo —de la Comunidad—, pero desapareció y ahora no sé”. Los sindicatos le han pedido una auditoría al rector Carrillo, que podría ser interna (a través de la Dirección de Intervención) o externa.

“Cuando tuvimos conocimiento del estado de los restos cadavéricos y de otras cosas denunciamos ante la fiscalía por si fueran constitutivos de delito”, recuerda Carrillo. “Además, le hemos abierto un expediente disciplinario al director de ese departamento”.

El departamento de Anatomía II, que tiene parada la actividad, precintado su depósito y cuyo horno crematorio se está desmantelando porque funcionaba de manera irregular “hasta hace meses” —según fuentes de la misma facultad—, está a la espera de que se normalice la situación de sus cámaras. “Todavía hay que discriminar qué cuerpos pueden ser válidos para el estudio y cuáles no. Hoy hemos firmado un contrato con la funeraria que se encargará de incinerarlos”, explica Carrillo.

Los llamados “cursos de formación continua” y los “alquileres de espacios” son dos figuras estipuladas y normalizadas en la administración universitaria que contribuyen a la recaudación de fondos de la institución. Los recortes sufridos con la crisis y las recientes políticas educativas han hecho mella en la actividad científica e investigadora de la Universidad y los departamentos —en su mayoría— recurren a estas actividades “extras” para nutrirse de material y recursos que les permitan seguir funcionando a cierto nivel.

Lo explica José Ramón Sañudo, catedrático y director del departamento de Anatomía I —“el bueno”—, que ingresa 40 cadáveres al año (43 en 2013) y da salida a otros tantos a través de una empresa funeraria, con lo que sus cámaras cuentan con una media de 80 cuerpos para el estudio, repartidos en estanterías y metidos en bolsas de polietileno, como pudo comprobar este periódico. En su caso —fue uno de los organizadores en 1996 del simposio sobre los protocolos de salas de disección avalado por la Sociedad de Anatomía Española en Barcelona—, las actividades y los cursos se coordinan a través de una empresa externa llamada Clover. Una simple búsqueda en Internet permite comprobar esa gestión. Realizan unos ocho al año, “siempre en fines de semana, épocas de exámenes o vacaciones y con su titulación correspondiente”, asegura.

La gestión y contratación externa de esas actividades no es más que un subterfugio para lograr que el dinero recaudado por sus cursos revierta directamente en su maltrecho departamento. “Si lo hacemos a través de la Fundación se queda con el 20% o el 25% de los beneficios y los redistribuye por toda la institución. De este otro modo —que es regular, aclara— sólo pagamos un canon de entre el 8% y el 12% y nos garantizamos poder realizar mejoras en nuestro departamento”, explica Sañudo, que asegura haber invertido “unos 250.000 en material fungible, sueldo de becarios, mejora de infraestructuras, frigoríficos de menos 40 grados…”. Mal, bien o regular, son los propios departamentos los que esquivan a la Universidad, ante una gerencia y un presupuesto insuficientes para dotarles de medios.

Fuente:http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/06/16/madrid/1402943944_843003.html

Algorithm provides real-time neurosurgery link

NEURO-navigation technology is set to change the face of neurosurgery, with a simple computer algorithm able to convert pre-operative brain images into a real-time picture of the position of healthy and diseased tissues during surgery.

Deputy Head of UWA’s School of Mechanical and Chemical Engineering Winthrop Professor and lead researcher Karol Miller says “for us as simple mechanical engineers, the problem of brain deformation and shift during surgery is a mechanical problem – it is, scientifically speaking, a problem in solid mechanics”.

W/Prof Miller, who is also the director of the university’s Intelligent Systems for Medicine Laboratory, says neurosurgeons in the majority of hospitals around the world use pre-operative MRI images to guide surgery.

He says this method does not account for the deforming of tissue including brain shift which occurs during the opening of the skull, surgical manipulation and removal of diseased tissue.

“The neurosurgeon makes a guess about how the brain shifted after opening the skull,” he says

“The surgical target and critical healthy areas of the brain may move by 10mm or more which means that the surgery is usually performed very conservatively because if they cut too much there will be serious deficits.”

W/Prof Miller and his team have developed computer algorithms that use the geometry from pre-operative MRI and the real-time position of the exposed surface of the brain to give accurate images throughout surgery.

“We are now able compute the deformations of the brain and display deformed or “warped” pre-operative images to the surgeon so that the image corresponds to the current intra-operative position of the tumour and critical healthy areas that need to be avoided in the approach,” he says.

“We modestly say that our method is not inferior to the use of intra-operative MRI, an approach that requires multimillion dollar equipment, and have demonstrated that there is a 98 per cent probability that at least 25 per cent of patients, in which only pre-operative MRIs are used, would benefit.”

The group now plan to trial their technique at Sir Charles Gardiner Hospital, whereby surgeons using the traditional pre-operative MRI will have the added ability to view the image produced by the algorithm.

The surgeons would then be able to give feedback on whether this new information would change their surgical approach.

“If these approaches are validated and introduced, image-guided neurosurgery could be available to everyone in the world; almost everyone has a diagnostic MRI and then the update of the image only requires a simple computer,” W/Prof Miller says.

The results were published in the Journal of Neurosurgery.

Concurso para el suministro de material para el Servicio de Neurocirugía de Valdecilla

El Servicio Cántabro de Salud ha convocado un concurso con procedimiento abierto para el suministro de material para el Servicio de Neurocirugía-Unidad de Raquis Quirúrgico del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla por un importe total de casi 218.000 euros.

El Boletín Oficial del Estado, consultado por Europa Press, ha publicado este sábado la resolución por la que se convoca este concurso para el suministro de once lotes de material para este Servicio.

La celebración de este contrato de suministro fue autorizada el pasado 3 de abril en Consejo de Gobierno.

El expediente es tramitado por el Servicio de Compras y Suministros, al que pueden dirigirse los interesados en obtener la información, ya sea de forma presencial, por teléfono o a través de correo electrónico, según se explica en la resolución.

La fecha límite de obtención de documentación es el próximo 6 de junio, en la que expira el plazo de presentación de ofertas.

El perfil del contratante puede consultarse en la página web del Gobierno de Cantabria, www.cantabria.es, o en la del Hospital Valdecilla, www.humv.es.

El plazo de entrega del suministro es de 19 meses y, entre otros requisitos de la adjudicataria, figura su solvencia económica y financiera, además de la técnica y profesional.

Leer más: El SCS convoca un concurso para el suministro de material para el Servicio de Neurocirugía de Valdecilla http://www.teinteresa.es/cantabria/santander/SCS-suministro-Servicio-Neurocirugia-Valdecilla_0_1127287420.html#WaQ1qjwJpA1PuAbq
OpenBank: SIN GASTOS NI COMISIONES. Hazte cliente, SIMPLIFICA Tu dinero siempre disponible cuando quieras