Archivos de la categoría Instrumental

Hummingbird Neuromonitoring

Hummingbird Neuromonitoring

http://www.hummingbirdneuromonitoring.com

Hummingbird Synergy is a novel single-port access device for multimodal intracranial monitoring that can be placed safely at the bedside or in the operating room with placement accuracy and has a complication profile similar to or better than that for standard external ventricular drains 1).

Hummingbird Neuromonitoring products help clinicians manage patients suffering from conditions that cause an elevated intracranial pressure.

Provides simultaneous ICP monitoring and CSF drainage, eliminates leveling of a fluid-based system, and enables re-zeroing in situ. This powerful mixture saves nursing time and provides optimized care for the patient.

In addition to developing the first monitoring technology that eliminates capital, they have also delivered the first integrated access device for multimodal monitoring, Hummingbird Synergy. Providing precision access, Hummingbird Synergy combines access for brain probes, ventricular drainage, and parenchymal ICP through a single twist-drill hole. Together, the Hummingbird ICP and Hummingbird Synergy are a powerful combination that reduces procedural complications and optimizes patient care.

The products, which include multimodal, traditional bolt based, and tunneled catheter systems, have been used in thousands of procedures in centers across the United States. With a commitment to continuous innovation, Hummingbird addresses unmet clinical needs and is poised to become the new standard of care for treating patients suffering from traumatic brain injury and stroke.

Multimodal Monitoring Systems

Traditional Bolt Based Systems

Tunneled Ventricular System

Products

Hummingbird Synergy Ventricular

Hummingbird SynergyDuo Ventricular

Hummingbird Synergy Parenchyma

Hummingbird SynergyDuo Parenchyma

Hummingbird Synergy Parenchyma with Temperature

Hummingbird Temperature Probes

1) Chohan MO, Akbik OS, Ramos-Canseco J, Ramirez PM, Murray-Krezan C, Berlin T, Olin K, Taylor CL, Yonas H. A novel single twist-drill access device for multimodal intracranial monitoring: a 5-year single-institution experience. Neurosurgery. 2014 Sep;10 Suppl 3:400-11. doi: 10.1227/NEU.0000000000000451. PubMed PMID: 24887290.

Lumbar discectomy haptic simulator

A cognitive task analysis (CTA) was performed to define a realistic and helpful scenario-based simulation. Based on the results a simulator for lumbar discectomy was developed. Additionally, a realistic training operating room was built by Adermann et al.,.

The CTA showed a need for realistic scenario-based training in spine surgery. The developed simulator consists of synthetic bone structures, synthetic soft tissue and an advanced bleeding system. Due to the close interdisciplinary cooperation of surgeons between engineers and psychologists, the iterative multicentre validation showed that the simulator is visually and haptically realistic. The simulator offers integrated sensors for the evaluation of the traction being used and the compression during surgery. The participating surgeons in the pilot workshop rated the simulator and the training concept as very useful for the improvement of their surgical skills.

In the context of the present work a precise definition for the simulator and training concept was developed. The additional implementation of sensors allows the objective evaluation of the surgical training by the trainer. Compared to other training simulators and concepts, the high degree of objectivity strengthens the acceptance of the feedback. The measured data of the nerve root tension and the compression of the dura can be used for intraoperative control and a detailed postoperative evaluation1.

  1. Adermann J, Geißler N, Bernal LE, Kotzsch S, Korb W. Development and validation of an artificial wetlab training system for the lumbar discectomy. Eur Spine J. 2014 Sep;23(9):1978-83. doi: 10.1007/s00586-014-3257-3. Epub 2014 Mar 5. PubMed PMID: 24595488. []

4 examples of endoscopic transsphenoidal resection of a craniopharyngioma

These series of videos demonstrate 4 examples of endoscopic transsphenoidal resection of a craniopharyngioma. Figures and captions for relevant anatomy during tumor resection are depicted at the end of each video.Case 1 (0:06): The patient is a 54-year-old male that was found to have a 2.6 x 2.0 x 3.6 cm cystic sellar mass with suprasellar extension upon workup of headaches, fatigue, gynecomastia, and decreased libido. His laboratory studies demonstrated central hypogonadism and central hypothyroidism.Case 2 (2:28): The patient is a 29-year-old male that was found to have a 3.6 x 2.7 x 2.5 cm sellar mass with suprasellar extension upon workup of headaches, decreased libido, and visual field deficits. The mass has both a cystic and solid component. His pre-operative endocrine laboratory studies demonstrated adrenal insufficiency, hypogonadism, and hypothyroidism.Case 3 (4:39): The patient is a 61-year-old female that was found to have a 1.7 x 1.4 x 1.1 cm sellar mass with suprasellar extension upon workup of headaches, fatigue, vertigo, and blurry vision. The mass has both a cystic and solid component. Her pre-operative endocrine laboratory studies were unremarkable.Case 4 (5:58): The patient is a 32-year-old female that was found to have a 1.9 x 1.3 x 2.8 cm solid sellar mass with extension into the 3rd ventricle upon workup of headaches, horizontal diplopia, and bilateral abducens nerve palsies. Her pre-operative endocrine laboratory studies were unremarkable

Chu J, Oyesiku N. 3-D Endoscopic Transsphnoidal Pituitary Surgery: 4 Unique Cases of Craniopharyngioma. Neurosurgery. 2014 Aug 27. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 25167380.

Ventriculostomy simulator

Hooten et al., developed a ventriculostomy simulator and its validation as a necessary training tool in neurosurgical residency.

They tested the simulator in over two hundred sixty residents. An algorithm combining time and accuracy was used to grade performance. Voluntary post performance surveys were used to evaluate the experience.

Results demonstrate that more experienced residents have statistically significant better scores and completed the procedure in less time than inexperienced residents. Survey results revealed that most residents agreed that practice on the simulator would help with future ventriculostomies.

This mixed reality simulator provides a real life experience, and will be an instrumental tool in training the next generation of neurosurgeons. They implemented a standard where incoming residents must prove efficiency and skill on the simulator prior to their first interaction with a patient1.

  1. Hooten KG, Lister JR, Lombard G, Lizdas DE, Lampotang S, Rajon DA, Bova F, Murad GJ. Mixed Reality Ventriculostomy Simulation: Experience in Neurosurgical Residency. Neurosurgery. 2014 Jul 18. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 25050577. []

Is intracranial pressure monitoring still required in the management of severe traumatic brain injury? Ethical and methodological considerations on conducting clinical research in poor and low-income countries.

La industria-fabricantes de medicamentos, dispositivos y equipos médicos, y su poder político influyen en gran medida en las estrategias de investigación clínica.

Pueden intervenir, a través de expertos con lazos a la industria financiera mediante la divulgación o silencio, en la formación y difusión afectando así la práctica clínica diaria.

Los intereses de la industria no están necesariamente alineados con los intereses de los pacientes y de la sociedad pudiendo perjudicar y reducir la confianza en la investigación clínica.

Es obvio que el creciente número de ensayos clínicos llevados a cabo en los países en vias de desarrollo requiere el compromiso de todas las partes interesadas para garantizar la adhesión a un conjunto de principios éticos internacionalmente aceptados que reflejan una de las premisas éticas básicas de la Declaración de Helsinki; es decir, que los intereses de la ciencia y la sociedad no son una excusa para llevar a cabo ensayos clínicos en estos países.

La investigación clínica transnacional debería ser controlado por juntas de revisión ética acreditados internacionalmente, y los protocolos de investigación rechazados en un país no deberían ser permitidos en otro.

Además, los organismos internacionales de vigilancia en investigación humana deben tener “… la facultad de sancionar a las empresas y grupos de investigación que no respetan las normas universales ”.

Mientras se implementan estos mecanismos, el papel de las principales revistas que publican los resultados de los ensayos clínicos es crucial, ya que cuando aparecen en una revista de impacto, conducen a una especie de aprobación profesional, y el artículo se vuelve más atractivo tanto para el lector como los medios de comunicación, pudiendo distorsionar el valor real de los resultados.

Los procesos de revisión por pares tradicionales utilizados por los editores de revistas para ayudar a decidir qué artículos deben ser publicados no son capaces de filtrar algunas de las técnicas más sofisticadas de marketing y conflictos de intereses encubiertos.

La incorporación de especialistas en ética en este proceso de revisión probablemente ayude a levantar estos peligros y considerar adecuadamente que el estudio fue aceptado por un “comité de ética” de alguna universidad de prestigio.

Al rechazar los estudios éticos sospechosos, los editores ayudarán en la construcción de una comunidad científica más saludable y el envío de un mensaje claro, a científicos e industria, sore lo inaceptable de explotar y dañar de forma potencial a algunas personas por el bien de muchos 1).

1) Sahuquillo J, Biestro A. Is intracranial pressure monitoring still required in the management of severe traumatic brain injury? Ethical and methodological considerations on conducting clinical research in poor and low-income countries. Surg Neurol Int. 2014 Jun 5;5:86. doi: 10.4103/2152-7806.133993. eCollection 2014. PubMed PMID: 25024886; PubMed Central PMCID: PMC4093744.

Dinero negro bajo los cadáveres de la facultad de Medicina de la Complutense

Técnicos del departamento de Anatomía II de la Universidad Complutense, en cuyos sótanos se hacinaban indignamente cientos de cadáveres cedidos en su día para la investigación científica, han declarado haber cobrado “en mano” cantidades que oscilan “entre los 100 y 150 euros” diarios por preparar materiales y cuerpos para “cursos” que se realizaban en horarios no lectivos, como por ejemplo los fines de semana. Así lo revelan fuentes sindicales de la universidad, que estos días acompañan a la Inspección de Trabajo a los empleados de dicho departamento, tras el escándalo desvelado por El Mundo hace unas semanas.

Según la contabilidad de una de las técnicas —hay cuatro—, se habrían realizado al menos 23 actividades con cadáveres, “fundamentalmente de odontología y oftalmología”, en el último año. Se llevaban a cabo bajo el paraguas de “cursos de formación continua” o de “alquiler de espacios” (con cadáver incluido), dos formas de uso de las instalaciones que existen en la administración universitaria. Sin embargo, y siempre según las mismas fuentes y las anotaciones de la técnica, sólo uno de ellos constaría como pagado regularmente —en las nóminas de los trabajadores— a través de la Fundación Complutense. El resto se podría haber cobrado y pagado de manera irregular, en negro. Intereses crematísticos, y no sólo desidia, abandono y falta de medios, podrían estar debajo de esa especie de fosa común que se mantuvo durante años en los bajos de la Facultad de Medicina y cuya espeluznante imagen ha provocado el consecuente desprestigio para la institución educativa madrileña.

Un departamento no puede tener una caja B, dice el rector José Carrillo

“El tema de los cursos está bajo el paraguas de información reservada”, explicaba ayer el rector de la Complutense, José Carrillo. “La Inspección de Servicio ha abierto una instrucción y espero tener el informe en semanas”, preveía. Y sin temor a las palabras, añadía: “Si alguien ha cobrado en mano es totalmente irregular, se cobra por nómina, un departamento no puede tener una financiación propia a través de una caja B, es ilegal”.

Al menos una técnica del departamento, que rehusó hablar directamente con este periódico, contabilizó y anotó “todas las piezas” —partes de cuerpos— que preparó para los citados cursos. “Estaba muerta de miedo”, cuentan fuentes sindicales. “En ocasiones tuvieron que hacer horas extras y estar presentes en esas actividades y les pagaron con dinero en mano, ni a diez euros la hora; pero otras veces les pedían que lo dejaran todo preparado en las salas de disección los viernes por la tarde y luego recogían los lunes, cuando llegaban, y en esos casos no les pagaban”, explican.

Históricamente ha habido dos departamentos de Anatomía enfrentados y con funcionamientos completamente autónomos en la Facultad de Medicina. Hasta que el pasado viernes, y tras los hechos acontecidos, se precipitó y se votó (por asentimiento) su fusión en Consejo de Gobierno de la Universidad. José Ramón Mérida, el director del departamento de Anatomía II, el protagonista del escándalo, se negó a hacer “declaraciones de ningún tipo” y colgó el teléfono. Se trata de un catedrático con buena fama entre el colectivo estudiantil pero cuya ética profesional ha quedado muy en entredicho.

Sin embargo, el catedrático José Francisco Rodríguez Vázquez, que lleva 33 años como profesor de ese mismo departamento, del que fue director hasta hace seis, asegura estar viviendo “los días más tristes” de su vida. Explicó que él había realizado cuatro cursos en los últimos cinco años, pero “todos y cada uno a través de la fundación y de la tesorería de la universidad, como debe hacerse. Yo jamás he pagado a nadie, es algo que se gestiona a través de Gerencia”. Y añadía: “Este departamento tiene cinco plantas, yo trabajo en la segunda y no bajo por los sótanos, no tenía conocimiento de nada, ni sé cómo han cobrado, no le puedo decir, sólo puedo acreditar mis cursos”.

Los trabajadores no recibían ni 10 euros la hora, aseguran fuentes sindicales

Jesús Bragado, gerente de Medicina —y hermano del también adjunto a la gerencia de la universidad, Juan Bragado, y del gerente de Farmacia, Luis Bragado—, aseguró a este periódico que “todos los cursos que son oficiales pasan por la Gerencia”. Pero ¿hay cursos no oficiales? “Se realizan cursos que no tienen carácter oficial, pero de eso mejor que le informe el vicedecano de Ordenación Académica”, zanjó.

Supuestamente eran empresas, sociedades médicas, congresos o particulares los que contrataban los espacios para esas actividades extra lectivas que, según fuentes sindicales y según el vicedecano de Ordenación Académica, Jorge García Seoane, se coordinaban desde el propio departamento de Anatomía II. “Dependen directamente del departamento y se regulan en función de la entidad con la que se contratan. Pregúntele a ellos, porque al no tratarse de estudiantes de la universidad no tiene nada que ver conmigo”, argumentaba Seoane. “Antiguamente se gestionaban a través de la agencia Laín Entralgo —de la Comunidad—, pero desapareció y ahora no sé”. Los sindicatos le han pedido una auditoría al rector Carrillo, que podría ser interna (a través de la Dirección de Intervención) o externa.

“Cuando tuvimos conocimiento del estado de los restos cadavéricos y de otras cosas denunciamos ante la fiscalía por si fueran constitutivos de delito”, recuerda Carrillo. “Además, le hemos abierto un expediente disciplinario al director de ese departamento”.

El departamento de Anatomía II, que tiene parada la actividad, precintado su depósito y cuyo horno crematorio se está desmantelando porque funcionaba de manera irregular “hasta hace meses” —según fuentes de la misma facultad—, está a la espera de que se normalice la situación de sus cámaras. “Todavía hay que discriminar qué cuerpos pueden ser válidos para el estudio y cuáles no. Hoy hemos firmado un contrato con la funeraria que se encargará de incinerarlos”, explica Carrillo.

Los llamados “cursos de formación continua” y los “alquileres de espacios” son dos figuras estipuladas y normalizadas en la administración universitaria que contribuyen a la recaudación de fondos de la institución. Los recortes sufridos con la crisis y las recientes políticas educativas han hecho mella en la actividad científica e investigadora de la Universidad y los departamentos —en su mayoría— recurren a estas actividades “extras” para nutrirse de material y recursos que les permitan seguir funcionando a cierto nivel.

Lo explica José Ramón Sañudo, catedrático y director del departamento de Anatomía I —“el bueno”—, que ingresa 40 cadáveres al año (43 en 2013) y da salida a otros tantos a través de una empresa funeraria, con lo que sus cámaras cuentan con una media de 80 cuerpos para el estudio, repartidos en estanterías y metidos en bolsas de polietileno, como pudo comprobar este periódico. En su caso —fue uno de los organizadores en 1996 del simposio sobre los protocolos de salas de disección avalado por la Sociedad de Anatomía Española en Barcelona—, las actividades y los cursos se coordinan a través de una empresa externa llamada Clover. Una simple búsqueda en Internet permite comprobar esa gestión. Realizan unos ocho al año, “siempre en fines de semana, épocas de exámenes o vacaciones y con su titulación correspondiente”, asegura.

La gestión y contratación externa de esas actividades no es más que un subterfugio para lograr que el dinero recaudado por sus cursos revierta directamente en su maltrecho departamento. “Si lo hacemos a través de la Fundación se queda con el 20% o el 25% de los beneficios y los redistribuye por toda la institución. De este otro modo —que es regular, aclara— sólo pagamos un canon de entre el 8% y el 12% y nos garantizamos poder realizar mejoras en nuestro departamento”, explica Sañudo, que asegura haber invertido “unos 250.000 en material fungible, sueldo de becarios, mejora de infraestructuras, frigoríficos de menos 40 grados…”. Mal, bien o regular, son los propios departamentos los que esquivan a la Universidad, ante una gerencia y un presupuesto insuficientes para dotarles de medios.

Fuente:http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/06/16/madrid/1402943944_843003.html