All posts by administrator

Profesionales de Neurocirugía del Hospital Servet operan en Zanzíbar

Tres facultativos y una enfermera realizaron 18 operaciones y 140 consultas en una semana Se trata de una misión de la Fundación NED (Neurocirugía, Educación y Desarrollo) de participación internacional y a la que se han sumado trabajadores de la “Casa grande”

Los neurocirujanos Javier Orduna Martínez, Juan Casado Pellejero y David Fustero de Miguel y la enfermera instrumentista de esta especialidad, Marta López Ramos, han desarrollado un proyecto de cooperación sanitaria en Zanzíbar (isla de Tanzania) para operar a habitantes de allí, ya que en toda la isla de un millón de habitantes no hay ningún neurocirujano. Malformaciones del tubo neuronal, en la población infantil, y traumatismos y patología degenerativa de columna, en la adulta, son las principales patologías que han operado en ese país.

“Nuestro objetivo es la atención neuroquirúrgica a la población, pero también formar al personal de allí para que puedan atender a los pacientes cuando no hay neurocirujanos extranjeros”, explica Orduna, que ya ha ido dos veces al país subsahariano y es uno de los principales promotores de esta iniciativa en Aragón.

La Fundación NED (Neurocirugía, Educación y Desarrollo) comenzó en 2006 en Valencia y ha ido creciendo con el objetivo de mejorar las habilidades de los médicos africanos, suministrar material y equipos en hospitales que cuentan con muy escasos medios, así como el desarrollo de otras áreas médicas complementarias, como ginecología, pediatría, traumatología, cuidados intensivos pediátricos, anestesia, etc. Las “misiones”, como las denomina la Fundación, consiste en la estancia de los profesionales durante una semana con un programa muy intensivo, tanto asistencial como formativo. “Tanto física como mentalmente es un programa duro”, explica Orduna, quien recuerda que en su última misión, el pasado septiembre, realizaron 18 intervenciones y 140 consultas en una semana. La iniciativa se ha extendido a otras especialidades y así del Servet está participando ahora la intensivista pediátrica Paula Madurga Revilla y en anteriores ocasiones ha participado la enfermera de Traumatología Cristina Sanz Romero.

Los médicos y enfermeras participantes en estas misiones lo hacen a título personal en sus días de vacaciones y asumiendo los costes.

La situación sanitaria de Tanzania, acorde a su pobreza, es la propia de uno de los países menos desarrollados del África subsahariana, con alta incidencia de malaria, tuberculosis y sida, una esperanza de vida de 50,71 años y una mortalidad infantil del 7%. La situación es especialmente dramática en la población infantil. “Hay mucha patología por malformación del tubo neuronal, problemas que no existen prácticamente en España debido a la prevención prenatal, que allí no hay”, dice el Dr. Orduna, quien comenta que una de las patologías que más han tratado allí en la edad pediátrica es la hidrocefalia (acumulación de líquido dentro del cráneo) mediante endoscopia.

La Fundación NED mantiene la cooperación de estas misiones mientras trabaja en la creación del Mnazi Mmoja NED Institute, un nuevo hospital en Zanzíbar que permitirá mejorar la asistencia neuroquirúrgica y de otras especialidades relacionadas y acoger a los profesionales de la región con el fin de completar y ampliar su formación.

Más del 70% de las personas que sufren un infarto cerebral no llega a tiempo a una unidad de ictus

A pesar de que las secuelas se podrían reducir entre un 25 y un 30% si se acudiese en las 4,5 horas siguientes al comienzo de los primeros síntomas para recibir un tratamiento específico.

Esto se traduce en un aumento significativo de pacientes dependientes y discapacitados, con la consecuente disminución de la calidad de vida de los afectados, además de representar un elevado gasto sociosanitario.

En este contexto, y con el objeto de evaluar si el manejo de los pacientes con sospecha de ictus es el correcto y detectar posibles retrasos en su atención para poder corregirlos, se ha puesto en marcha el proyecto QUICK, en el que participan ocho hospitales universitarios, que ha sido presentado este martes en rueda de prensa.

“El tiempo es cerebro”, ha puesto de relieve el doctor Jaime Masjuán, de la Unidad de Ictus del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid y coordinador del estudio, quien ha insistido en que por cada veinte o treinta minutos que se actúe antes se puede salvar una vida o lograr que el paciente no quede dependiente.

En España ya está desarrollado un sistema de atención sanitaria ictus (Código ictus) en todas las comunidades que permite que los pacientes acudan rápidamente a un hospital, lo que permite que un 30% sean tratados en las primeras 4,5 horas. No obstante, hay un porcentaje importante que no se benefician de esta atención por no saber reconocer los síntomas de un ataque cerebral y retrasarse en solicitar ayuda al 112.

Uno de los motivos es la falta de un signo de alarma como puede ser el dolor, que sí se manifiesta, por ejemplo, cuando se produce un infarto de miocardio, aunque hay algunos síntomas característicos. La pérdida de fuerza en un brazo, la torcedura de la boca y una alteración del lenguaje o incapacidad de expresarse en los casos más graves son algunos de los síntomas que pueden alertar de que se puede estar produciendo un ictus.

El doctor Jaime Gállego, coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (SEN), ha subrayado que la unidad de ictus es el sistema de asistencia ideal porque ha demostrado que disminuye la mortalidad y la dependencia.

Escasez de unidades específicas

Este neurólogo, coordinador también del proyecto Quick, ha puesto de relieve que las 46 unidades de este tipo que hay en España son “insuficientes”, pues suponen un 60% de las que debería haber (lo ideal es una cama de unidad por cada 100.000-70.000 habitantes). A ello se añade una desigual distribución entre comunidades, de tal forma que por ejemplo La Rioja no dispone de ninguna y en Andalucía “faltan muchas”, ha señalado este especialista.

El doctor Gállego ha incidido en que existe “una población importante” que no tienen acceso a estas unidades especializadas. De hecho, 16 provincias de más de 300.000 habitantes no tienen. “El tratamiento en la unidad marca la diferencia”, ha insistido este neurólogo.

A este respecto, el doctor Masjuán ha asegurado que con la puesta en marcha de estas unidades se ha cambiado la denominada “ley del tercio”: un tercio de los pacientes moría al cabo de un año, un tercio acababa en silla de ruedas y un tercio tenía una calidad de vida razonable. En la actualidad, dos tercios de los afectados sobreviven o consiguen no ser dependientes.

El proyecto Quick, enmarcado en una iniciativa de Boehringer Ingelheim a escala europea, se llevará a cabo en los hospitales Ramón y Cajal y La Paz, de Madrid; Virgen del Rocío de Sevilla; Vall d’Hebrón y Trías y Pujol, de Barcelona; La Fe de Valencia; el Hospital Navarra y el Clínico Santiago de Galicia.

Cada centro reclutará durante un periodo de dos meses a veinticinco pacientes que acudan o sean trasladados al hospital con Códico ictus activo. El objetivo es medir el intervalo de tiempo en cuanto al manejo del paciente en cada paso del proceso e identificar las áreas de mejora. Los resultados estarán listos la próxima primavera.

Familia y amigos temores de recurrencia: impacto en la recuperación del paciente tras la hemorragia subaracnoidea

Es el título de portada del Journal of Neurosurgery de este mes de octubre 2013.

En el pronóstico psicosocial tras una hemorragia subaracnoidea aneurismática las deficiencias cognitivas son bastante comunes,  y la evaluación clínica importante para su manejo.

Afecta a la calidad de vida relacionada con la salud en gran medida, incluso 10 años después del inicio, lo que indica una necesidad de seguimiento y apoyo de los pacientes a largo plazo.

Los familiares y amigos pueden ser excesivamente temerosos con el paciente, y estos temores podrían desempeñar un papel crítico en la mala recuperación mostrada por muchos pacientes

Covey J, Noble AJ, Schenk T. Family and friends’ fears of recurrence: impact on the patient’s recovery after subarachnoid hemorrhage. J Neurosurg. 2013 Oct;119(4):948-954. Epub 2013 Jul 23. PubMed PMID: 23876000.

La presidenta de Argentina, intervenida de un hematoma subdural

En el departamento de Neurocirugía de la Clínica Favaloro en Buenos Aires.

La presidente Cristina Fernández llegó este lunes poco después de las 13 horas al Hospital Universitario de la Fundación Favaloro para someterse a estudios prequirúrgicos, tras diagnosticarse de un hematoma subdural crónico y sintiera este domingo un “hormigueo” en el brazo.

La Presidenta se golpeó hace dos meses.

La aparición de hormigueo y menor fuerza muscular en el brazo izquierdo fueron indicadores de la necesidad de la intervención. Es una operación sencilla, de corta hospitalización, y el pronóstico debería ser muy bueno.

La adherencia a la guía de práctica clínica reduce la mortalidad

Las guías de práctica clínica de la Brain Trauma Foundation indican que la presión intracraneal constituye el único parámetro encefálico que debe monitorizarse de forma obligada en los pacientes con un TCE grave y que presentan un TAC cerebral patológico.

Existe cava vez más evidencia de la necesidad de complementar la neuromonitorización de estos pacientes con la medición de otras variables que aporten información adicional sobre diversos aspectos del flujo sanguíneo cerebral y/o del metabolismo cerebral 1).

Se observó una reducción significativa en la mortalidad entre 2001 y 2009 en el estado de Nueva York, con la adhesión a esta guía produciéndose al mismo tiempo una disminución pronunciada de la mortalidad a 2 semanas y disminución de la frecuencia de la hipertensión intracraneal 2)