Imputados 50 médicos por cobrar sobornos por usar prótesis de Traiber

Casi 50 médicos de la sanidad pública y privada han sido imputados por cobrar comisiones ilegales de la empresa Traiber para utilizar prótesis ortopédicas de esta compañía, que está siendo investigada por comercializar productos caducados y sin los certificados legales en regla. Así lo ha hecho público el Juzgado de Instrucción 3 de Reus (Tarragona) en un auto hecho público este mediodía, en el que también imputa a una decena de trabajadores de Traiber y a dos facultativos del hospital Santa Tecla de Tarragona, en este caso por ocultar los fallos de calidad de una prótesis de rodilla utilizada en una paciente. Las investigaciones en marcha por el pago de comisiones ilegales fueron avanzadas por EL PAÍS el pasado mes de julio.

Tras el análisis de las diligencias de investigación de la Guardia Civil de la Comandancia de Tarragona, que actúa como policía judicial, el juez considera que hay indicios suficientes para imputar a los investigados por los delitos de prevaricación, malversación, alteración del precio en concursos públicos, tráfico de influencias, cohecho, omisión del deber de perseguir delitos, fraude, estafa, corrupción entre particulares, falsedad documental, contra la salud pública y blanqueo de capitales.

Las investigaciones sobre Traiber forman parte de la pieza separada 4 del caso Innova, un macroproceso que investiga varios casos de corrupción en la sanidad catalana. La Guardia Civil registró el pasado 28 de abril la sede de la empresa por las sospechas de que había recibido un trato de favor en el hospital municipal por las presiones de la primera teniente de alcalde de Reus, Teresa Gomis (Convergència), quien presuntamente maniobró para que los facultativos del centro utilizaran las prótesis de rodilla, columna y cadera de la firma. En las oficinas de la empresa, que ya estaba siendo investigada por comercializar productos caducados y sin los certificados legales en regla, la Guardia Civil encontró documentos que acreditaban que decenas de médicos habían estado cobrando “sobornos” de Traiber para utilizar sus productos en los quirófanos.

Los médicos investigados trabajan en varios hospitales públicos y privados catalanes. Entre los primeros destacan el Joan XXIII de Tarragona, el Parc Taulí de Sabadell, el Sant Pau de Barcelona y el Sant Joan de Reus. Entre los privados hay más de una decena de clínicas privadas como la Tres Torres, Plató, Teknon, Pilar y Esperit Sant, entre otras.

El juez destaca en el auto el caso de dos facultativos que fueron invitados por Traiber a un viaje a Egipto. En la documentación interna de la empresa, la factura del viaje tenía una nota manuscrita en la que podía leerse “regalía a los Drs para tapar la boca por fallo en el cotilo”. Según el auto, “este pago es, tal vez, el más gravoso de todos ya que […] Traiber no solo pagó comisiones a médicos para que pusiesen sus productos, sino que hay indicios de que lo hizo para que estos ‘mantuviesen la boca cerrada’ cuando descubrían deficiencias técnicas en las prótesis”.

Leave a Reply