Comentario sobre : un centenar de mexicanos, víctimas de un experimento cerebral

Con mucho pesar, leo estas lineas publicadas sobre el sistema de derivación ventriculo-peritoneal diseñado por el Dr. Julio Sotelo, del Insituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velasco Suarez” de la ciudad de México.  Mas alla, del dictamen de la comision nacional de arbitraje medico, les quiero decir que este sistema de derivación es muy útil y efectiva para el tratamiento de la hidrocefalia del adulto.  El material utilizado, es muy conocido en cirugia cardiovascular, se llama Tygon.  Ha manejado eficientemente la hidromecánica de la sangre al igual que lo ha hecho con el liquido cefaloraquideo.  Datos sobre el Tygon estan disponibles en muchas publicaciones en Internet.  El sistema paso por varias etapas del estudio clinico (laboratorio, ensayos, etc) y se ha mantenido en fase III en humanos debido que se demostró su seguridad y eficacia en la fase II.  Los resultados de estos estudios estan publicados en revistas de alto prestigio en Neurocirugía e investigación mundial.  Ha sido presentado en congresos en los Estados Unidos varias veces, obteniendo excelentes comentarios sobre el mismo.  Ha beneficiado a muchos pacientes en el tratamiento de hidrocefalia de diversa etiología, principalmente, la mas temida por los neurocirujanos, aquella producida por la neurocisticercosis.
Doy un voto de apoyo al Dr. Sotelo y al Instituto por los logros obtenidos en investigación médica en este y muchos otros campos de las ciencias neurológicas.

Mario Izurieta Ulloa

One thought on “Comentario sobre : un centenar de mexicanos, víctimas de un experimento cerebral”

  1. Es increíble que pueda leerse de un neurocirujano que “Mas alla, del dictamen de la comision nacional de arbirtaje medico, les quiero decir que este sistema de derivación es muy útil y efectiva para el tratamiento de la hidrocefalia del adulto” (sic). Es equivalente a afirmar que los principios éticos en los que se fundamentan las ciencias médicas y la cirugía neurológica son inútiles. Es ridículo pensar que la medicina basada en evidencias científicas pueda fundamentarse en “votos” de fe. Se cometió crimen de lesa humanidad y tortura médica con más de 500 víctimas tal y como señala el Dictamen Médico Pericial de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico de México. No existió un protocolo de investigación, ni una aprobación por parte de un Comité de Investigación, ni por parte de una de Bioética, ni un seguimiento que por Ley debió existir por parte de la Secretaría de Salud. Muy particularmente no existió de acuerdo a Ley una carta de consentimiento informado donde el paciente accediera voluntariamente a participar de un experimento. No se trata de un sistema valvular, es un simple tubo de Tygon empleado para procedimientos externos cardiovasculares. En la actualidad a qué neurocirujano serio se le ocurriría en su sano juicio colocar un tubo en un paciente con hidrocefalia en vez de un sistema valvular? Quien dé un “voto” a Julio Sotelo, neurólogo clínico sin maestría, a quien se le a señalado como presunto responsable de otros casos de fraude científico da un voto a la complicidad en la corrupción y a la impunidad. Este caso ha sido llevado por el Obispo Raúl Vera a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Washington
    Dr. Rodolfo Ondarza, neurocirujano, subespecialista en neurocirugía estreotáctica, MC, DC. Diputado y presidente de la Comisión de Salud, VI Legislatura, ALDF, México

Leave a Reply