En Medicina, al cerebro ahora lo estudian en 3 D

Nuevos aires soplan en el tradicional sistema de enseñanza de la Facultad de Medicina de la UNT. Gracias al adelanto tecnológico, a la pasión por enseñar y al deseo de que los alumnos se interesen por aprender neuroanatomía, en la cátedra de Neurología (4° año de la carrera) los aburridos gráficos y fotografías fueron reemplazados por imágenes del cerebro en tres dimensiones (3D). Se trata de la utilización de un método innovador, sin precedentes en la carrera de Medicina de la UNT.

Las clases están a cargo del doctor Álvaro Campero, jefe del servicio de Neurocirugía del Hospital Padilla y docente de la UNT. “Desde hace 12 años dictamos charlas y conferencias con imágenes en 3D en la Argentina, España y en EE.UU, pero destinadas sólo a médicos especializados en neurocirugía. Nuestra idea fue trasladar esa experiencia a los alumnos de Neurología para mostrar de una manera lo más real posible los problemas del sistema nervioso, del cerebro, y las posibles soluciones para las enfermedades que se desarrollan en él”, explicó Campero .

– Las imágenes se ven perfectas, con los colores reales de los tejidos… ¿Cómo las preparan?

– Es un cerebro humano real, que fue preparado inmediatamente después del deceso del donante en el Laboratorio específico de Neuroanatomía de la Universidad de Florida, en Gainesville, EE.UU. La disección fue hecha en 2003, cuando hice el fellow de Neuroanatomía. Se le extrajeron los fluidos y se lo fijó con formol para evitar el proceso de descomposición. Lo mantenemos en alcohol y por eso no se oscurece, conserva el color natural y exacto de los tejidos, tal cual los vemos en las neurocirugías. Con fines didácticos se le inyectó silicona coloreada (roja en las arterias y azul en las venas) para diferenciarlas entre sí y de lo que es el cerebro…

– Y las fotos en 3D ¿cómo las hicieron?

– El ojo humano ve en 3D porque tiene una visión en distintos ángulos. Ahora existen máquinas para sacar en 3D, pero estas fotos las saqué en forma artesanal, manual en un 100%, con un trípode, y sigue siendo el mejor modo de obtener un material de calidad. Pero la tecnología nos ayuda mucho. Antes teníamos que proyectarlas con dos aparatos, hoy es mucho más fácil porque conectamos la computadora a un TV inteligente, nos ponemos los anteojos y lo vemos. Detrás de una buena foto en 3D hay horas y horas de disección. En cada foto impecable hay varias fotos, una veintena de tomas superpuestas en forma manual.

– ¿Qué lo llevó a introducir este interesante método para enseñar?

– Le agregamos esta modalidad porque veíamos que había un déficit de conocimiento en Neuroanatomía. Enseñamos con imágenes cerebrales en 3D para que el alumno pueda interpretar mejor la Neuroanatomía y la pueda correlacionar con las enfermedades del sistema nervioso. Para eso, durante el dictado de la clase mezclamos fotos de neuroanatomía en 3D intercalando imágenes reales de estudios de pacientes (tomografías, resonancias magnéticas) y videos de cirugías. Así, podemos enseñar mejor, con precisión y calidad. Los alumnos pueden mirar con la ayuda de anteojos (como en el cine) en la pantalla inteligente teniendo la sensación de profundidad, algo muy importante para entender la anatomía. Además, como operamos con microscopio todos los días en el hospital, tienen la posibilidad de ver en vivo las cirugías que proyectamos paso a paso en la pantalla. Este sistema aumenta la motivación en los alumnos: lo demuestran con el interés en el aprendizaje y la participación en las clases.
“Es como estar viendo en vivo y en directo…”
En la sala 12 del Hospital Padilla, la pantalla con fotos en 3D muestra en detalle cada parte del sistema nervioso mientras el doctor Alvaro Campero explica las funciones. Atrapados por las imágenes, los alumnos permanecen atentos.

“Es como estar viendo en vivo y en directo imágenes ampliadas del cerebro. La clase es atrapante porque estamos acostumbrados a ver anatomía en libros”, expresó la alumna Ana Paula Chorolque. Elogió la posibilidad de ver en 3D el sistema nervioso “porque tiene estructuras muy complejas que resulta difícil comprender con simples fotografías”. “Esto nos ayuda a integrar muchos síndromes en Neurología, porque estas imágenes nos permite tener un buen conocimiento neuroanatómico”, aseguró.

En tanto, Sebastián Franco Pinto comentó: “desde que comencé Anatomía siempre vi las imágenes planas con proyectores comunes. Y hay una diferencia sideral entre aquellas fotos y estas imágenes en 3D. Valoré esta forma de enseñar en el curso de Neurocirugía que dictó el doctor Campero: vi por primera vez una neurocirugía filmada en vivo. Y que ahora nos dicte Neuroanatomía en 3D es fantástico. Nadie hizo algo parecido. Es algo nuevo en nuestra Facultad de Medicina, y tengo entendido que es la única en el país que emplea esta metodología…”, .

Celeste Casasola destacó: “el doctor Campero siempre demostró interés para enseñar con los métodos más modernos. Este sistema debería extenderse a la enseñanza de Anatomía en general porque se puede comprender fácilmente. Los preparados que tiene nuestra Facultad de Medicina son muy viejos, no están en buen estado y por eso nos resulta difícil interpretar, y mucho más el sistema nervioso. Está bueno asimilar el conocimiento de este modo, ya que en los libros es muy abstracto: nos obligan a imaginar cómo es el cerebro, el sistema nervioso. En cambio, en 3D es como si estuviéramos observando todo en forma directa porque dan el realismo que no podemos ver en un preparado”.

En primer año, Lucía Corisi fue alumna de Campero en Anatomía Normal. “Nos ofreció la posibilidad de presenciar neurocirugías. Asistí a una operación y vi cómo se prepara el quirófano, el campo quirúrgico, el paciente (desde la apertura hasta el cierre) y el neurocirujano doctor Rodolfo Nella me iba explicando todo lo que veía en la pantalla. Esta forma de aprender es fantástica”.

Leave a Reply