Tocando el violin mientras se opera

violinistaEl violinista se dio cuenta de que padecía de ligeros temblores en las manos cuando tocaba su instrumento desde el 2009, algo que no sería de mucho cuidado para personas de otra profesión, pero que a él lo afectaba enormemente, porque interfería en su manera de tocar, debido a que contar con un pulso firme es imprescindible para realizar correctamente su trabajo.Frisch, que tenía una carrera de más de 40 años, ya no podía tensar el arco de su violín suavemente a través de las cuerdas, por lo que veía en peligro su manera de ganarse la vida. Fue hasta que acudió al médico que se le diagnostico como portador de un leve trastorno nervioso.Afortunadamente para él, existía un tratamiento que podía mejorar su condición: una “estimulación cerebral profunda”, es decir, una cirugía cerebral.

La operación, que consistió en la implantación de lo que se conoce como un marcapasos cerebral,  se llevó a cabo por neurocirujanos en el Laboratorio de Ingeniería Neural de la Clínica Mayo.  El marcapasos cerebral está diseñado para enviar impulsos eléctricos a partes específicas del cerebro, normalmente se implementa para tratamientos asociados con enfermedad como el Parkinson, la depresión mayor, el síndrome de Tourette, temblores y dolor crónico.

En la operación de Frisch se insertaron electrodos en el cerebro del paciente, y se estimularon varios puntos del cerebro. Pero, debido a que el temblor del violinista era mucho más leve que los que normalmente se tratan con este método, los cirujanos no habrían encontrado el punto exacto ha estimular si no hubieran contado con la ayuda del propio Frisch, quien estaba despierto durante la intervención tocando su violín y un acelerómetro, que medía el tipo de movimiento del paciente.

La cirugía fue un éxito, Frisch pudo volver a su puesto en la Orquesta de Minnesota sólo tres semanas después de la operación. La Clínica Mayo ha hecho de conocimiento público el video con parte de la intervención, el cual ahora puedes ver aquí.

Leave a Reply