El nuevo jefe de Neurocirugía de León logra optimizar la actividad quirúrgica

Desde que llegó al cargo hace seis meses, el nuevo jefe de Neurocirugía del Complejo Asistencial de León, Antonio Luis Mostaza, ha aplicado una distribución con subespecialización en el servicio con la intención de lograr una “mejor optimización” que ha permitido incluso adecuar el gasto registrado hasta entonces. “Pionero” en cirugía endoscópica espinal, está enseñando esta técnica a médicos residentes y otros profesionales que acuden a León, técnica que requiere “unas condiciones especiales de tridimensionalidad mental” .

En un área como el de Neurocirugía en el Complejo Asistencial de León, ¿de qué volumen de trabajo hablamos actualmente?

El volumen de trabajo podíamos repartirlo en tres factores: la atención a las consultas externas, la atención hospitalaria con los ingresos programados y urgentes, y la actividad quirúrgica. El servicio ha aumentado con respecto al año 2012, en un tres por ciento los ingresos programados, 20 por ciento de ingresos urgentes (diez por ciento del total de ingresos), permaneciendo estable el número de consultas. La actividad quirúrgica programada ha aumentado un once por ciento. En los últimos diez años, el incremento ha sido muy lentamente, pero creo que aun no hemos llegado a un techo.

Llegó a la Dirección del servicio hace algo más de seis meses. ¿En qué ha cambiado?

Estamos reorganizando la actividad de manera especial, por patologías, en cuanto a que hay una Unidad de Tratamiento de la hipófisis, una Unidad establecida de Cirugía Vascular, Unidad de hidrocefalia, una Unidad de Tumores y luego tenemos una Unidad de cirugía espinal, y también estamos dedicándonos al tratamiento de la patología de nervio periférico así como Traumatismos cráneo encefálicos. Antes Neurocirugía era un todo más o menos, y ahora es un todo pero más especializado y los médicos que se dedican a cada una de estas áreas se están superespecializando.

¿En qué ha centrado su trabajo?

En estos últimos meses se ha aumentado y optimizado la actividad quirúrgica. Mantenemos los niveles en el número de consultas, mejorando la lista de espera. Ha aumentado la hospitalización manteniendo el número de estancias hospitalarias, porque las altas son más tempranas debido a la cirugía mínimamente invasiva en todos los campos, que es el presente y es el futuro. Son cirugías menos agresivas, con mejores resultados, menos estancias hospitalarias, menos coste y mayor efectividad. Eso es más o menos el trabajo actual del servicio.

De sus palabras se deduce que las cosas, lejos de estar ‘en crisis’, van mejorando.

En estos seis últimos meses hemos aumentado el rendimiento, hemos mejorado los resultados intentando además disminuir el gasto y la superespecializacion de los miembros del servicio para conseguir una mayor eficacia. Estamos mejorando la lista de espera, poniendo todos de nuestra parte, y los médicos lo estamos haciendo con especial interés, trabajo duro e ilusión. Tenemos actualmente 122 pacientes en lista de espera. En los seis meses que el servicio lleva funcionando de esta manera hemos conseguido un aula de docencia, mantener los cursos que se estaban haciendo, fomentarlos con otros cursos de mayor envergadura y más calado y que van a repercutir más en el servicio y en el hospital y en la comunidad. En este caso, en Castilla y León vamos a tener un servicio de élite con los profesionales de élite y en el caso de la cirugía mínimamente invasiva espinal somos un referente, y estamos haciendo cosas muy serias e importantes que no se están haciendo en el resto de España.

Se habla de la cirugía mínimamente invasiva, que usted lleva realizando muchos años, como lo último en cirugía. ¿Cuál es el futuro? ¿Dónde se podrá llegar?

¿Se conoce el límite de los smartphones? Pues con la cirugía mínimamente invasiva ocurre lo mismo, no tiene límites. Ahora se está haciendo en patología de columna, en tratamiento de los tumores en la hipófisis, se está operando el sistema nervioso periférico, la trasposición del nervio cubital en el codo se está haciendo por endoscopia. La idea es que ciertos tumores cerebrales y determinados casos de patología vascular se hagan por cirugía endoscópica, que ya se están haciendo en algunos lugares del mundo. Queremos hacer la mayor parte de intervenciones que sean susceptibles de cirugía mínimamente invasiva, y en eso tenemos que tener fuerza, ganas y tesón para seguir haciéndolo pese a que es compleja, difícil y requiere mucho esfuerzo y entrenamiento por parte de los profesionales. Calculo que en 10 ó 15 años la mayoría de la patología se hará por cirugía mínimamente invasiva. En la columna la llevamos haciendo hace aproximadamente unos 20 años.

Y León es uno de los pocos lugares en todo el mundo donde se lleva a cabo esta técnica en la columna.

Queremos hacer que el servicio sea referente a nivel regional y nacional, queremos que algo tan sencillo como es teclear y buscar “neurocirugía minimamente invasiva”, en Internet permita que automáticamente salga en los primeros lugares el servicio de Neurocirugía de León y el Hospital de León. La Dirección Médica y la Gerencia están colaborando con el servicio y también esperamos que la Consejería, que se está interesando por estas técnicas, nos vaya a potenciar. Hay que hacer que el Servicio de Neurocirugía de León sea un referente a nivel nacional y que se sepa que aquí se atienden ciertas patologías complejas, que se hacen muy bien y que tenemos un servicio que funciona a un alto nivel gracias al grandísimo esfuerzo de todos los médicos del servicio, a pesar que estamos trabajando con una persona menos.

Se habla de recortes en todas las áreas. Por lo que dice, ¿es posible deducir que no los han sentido en sus propias carnes o los han sabido salvar?

El encargado de un servicio tiene que saber los medios que tiene y adecuarlos a la patología y al área de población que tiene que atender. Es cierto que tenemos problemas, porque necesitamos más instrumental, un equipo de rayos más en el quirófano… pero sé que se está trabajando en ello y se va a solucionar. Hasta ahora no tengo ninguna queja en el sentido de que haya pedido algo y me hayan dicho que no. En las cosas que son necesarias y estamos usando día a día, yo no lo he notado.

Donde sí ha habido un recorte es en personal.

Me gustaría tener una persona que sustituyera la ausencia por jubilación del doctor Cosamalón. Ahora por necesidades estamos haciendo un esfuerzo muy importante y los profesionales estamos volcados para dar la mejor atención asistencial a los pacientes y cumplir los objetivos del servicio. Estamos en época de vacas flacas, y estoy convencido que, con el tiempo, estas vacas flacas se vayan engordando un poquito y vayamos mejorando. Tenemos que hacer una mejor gestión de los recursos que tenemos, y cuando gestionemos de la mejor forma posible, tendremos que pedir de acuerdo a las necesidades que tengamos.

Recientemente se jubiló el anterior jefe del Servicio, el doctor Cosamalón. ¿Cómo les ha afectado esa salida?

En la labor asistencial se ha notado discretamente, porque él venía realizando un número menor de intervenciones y tenía pocos pacientes en lista de espera, aunque sí en cuanto al calor y compañerismo. Se comentó que cuando se jubiló el doctor Cosamalón, al haber menos personal, esto se iba a desbordar, pero no ha sido así, porque hemos optimizado los recursos que tenemos y el resto de los miembros del servicio están realizando un esfuerzo importante. Estamos operando más pacientes, la lista de espera ha disminuido en los últimos meses ya que operamos más pacientes y además estamos obteniendo mejores resultados. A pesar de que no tenemos al anterior jefe del servicio y tampoco a un residente, estamos realizando mayor actividad que antes, incrementando y mejorando el número de cirugías, mejorando el número de consultas, manteniendo las estancias hospitalarias y obteniendo una mejoría incluso en el consumo de recursos que se estaba haciendo. La optimización que se está haciendo es excelente, y si además conseguimos ser referencia a nivel nacional e internacional… es un premio al trabajo realizado.

¿Cuánto tiempo lleva practicando esa técnica de la cirugía mínimamente invasiva?

He sido pionero en la cirugía endoscópica. Ahora mi objetivo, como jefe de servicio, es enseñar a los residentes, porque para las personas de cierta edad esas técnicas son difíciles de aprender, y hay que tener una capacidad tridimensional del cerebro, ya que las cirugías se hacen a través de un orificio muy pequeño, mirando un monitor de alta definición. Eso requiere haber manejado mucho las consolas como el famoso juego de Mario Bros. En estos momentos tenemos unos residentes magníficos que están interesadísimos y volcados en este tema, y el día que me retire estaré orgulloso de haber dejado unos nuevos profesionales que se dedican a la cirugía mínimamente invasiva.

Fue pionero en cirugía mínimamente invasiva. ¿Qué más le gustaría conseguir en su carrera médica?

He operado todo por endoscopia a nivel espinal. Mi asignatura pendiente es no haber realizado este tipo de cirugía en la patología cerebral, por supuesto que se están haciendo ventriculostomías y abordajes de tumores hipofisario en el servicio pero en mi caso ahora ya no es lo correcto, porque hay otras personas que lo están haciendo muy bien. Mi objetivo sería crear una escuela, ahora tenemos residentes que están ayudándome y están aprendiendo. Me gustaría, cuando llegue el día de mi jubilación, saber que se ha organizado el servicio en distintas secciones por patologías, los profesionales han adquirido una mayor proyección y perfección en la cirugía, con mejores resultados, y haber creado una escuela con los residentes, que son quienes tendrán que operarnos a nosotros, y que sea León, que ya lo es, referente en cirugía endoscópica de columna y en otras patologías.

¿Se plantean sinergias con otros centros hospitalarios nacionales e internacionales?

Eso es el presente y tiene que ser también el futuro. Indudablemente tiene que haber, ya que hoy día existe la ventaja de Internet, la sinergia de servicios para aprovechar los recursos de los servicios de cada ciudad y tener mayor interrelación. Lo que se pretende es dar al paciente la mejor opción y el mejor tratamiento posible.

En materia de investigación. ¿En qué se está trabajando o es un capítulo aparcado ahora mismo?

Para nada. Estamos trabajando en varias líneas. En el tema de tumores, en el tema de hidrocefalia o en la hipófisis. El doctor Santamarta está realizando estudios de alto nivel en el funcionamiento del líquido cefalorraquídeo en la hidrocefalia del adulto, el doctor Fernández y el grupo de hipófisis del hospital han diseñado una guía para los pacientes que padecen lesiones hipofisarias. La interrelación entre el servicio de Neurocirugía y de Radiología intervencionista es muy intensa y se está trabajando en la patología de las malformaciones vasculares. Actualmente el tratamiento de los tumores cerebrales en áreas elocuentes mediante cartografía y mapping cerebral es ya un hecho en nuestro servicio en este caso la colaboración con el servicio de resonancia magnética, neurofisiología y neuropsicología es muy estrecho. A medida que nos metemos con las nuevas tecnologías y nuevas tendencias, vamos a tener más líneas de investigación. El otro día, como novedad, hemos realizado una operación a una paciente que tenía fractura-luxación del coxis mediante cirugía endoscópica.

¿No es una operación frecuente?

Es una persona joven que tenía una fractura-luxación del coxis, que la estaba comprimiendo el recto, y ha sido intervenida por endoscopia en el que ha sido el primer caso que se ha hecho en el mundo de exéresis del coxis por cirugía endoscópica a través de una incisión de escasamente un centímetro y medio. La paciente se encuentra fenomenal. Llegó y al no mejorar, lo estudiamos y decidimos quitarle el coxis. Habitualmente se hace una incisión grande, se disecaron y seccionan los ligamentos… cosa que por endoscopia se respetan las estructuras, la paciente en unas horas se marchó para casa. Esta operación se puede realizar sólo en casos muy especiales.

¿Es posible ya la operación mediante endoscopia de tumores tanto benignos como malignos?

A nivel medular, hay ciertos tumores que, por su localización, es difícil y complejo hacer una cirugía convencional. La ventaja de la cirugía endoscópica en estos casos es debido a una menor agresividad, se puede extirpar el tumor por completo con un índice de secuelas menor. En el caso de las hernias discales dorsales, que son poco frecuentes, y la mayoría de las veces calcificadas y de gran tamaño, están comprimiendo la médula. La cirugía convencional es una técnica muy difícil agresiva y que también puede producir algunas secuelas que posteriormente se van recuperando, mientras que con los abordajes endoscópicos (venimos realizando entre 12 y 13 hernias discales por año) esta situación se minimiza.

¿Cómo afecta el estilo de vida a algunas de las patologías de las que se encarga el servicio de Neurocirugía?

Es posible decir que hay más patología de columna, pero especialmente hay que tener en cuenta que lo que hay hoy día son más métodos de diagnóstico y más personas que van al médico. Las hernias discales existían desde la época de Adán y Eva, pero ahora, con un estudio de resonancia magnética, se detectan esas dolencias de forma muy temprana. El régimen de vida que hacemos puede influir. Internet también ha contribuido mucho a que la gente esté muy preocupada. Hay que tener en cuenta que en la actualidad hay ciertas patologías más frecuentes porque ha aumentado la edad de las personas.

¿Qué papel juega la prevención?

Esta es una tarea muy compleja, porque en la patología de columna hay muchas variaciones. En este momento se está estudiando mucho sobre la patología discal, las articulaciones, inestabilidades, escoliosis y la artrosis… pero no hay nada concluyente. No existe ninguna magia. Creo que lo que se va a conseguir al cabo de unos años es alcanzar algún procedimiento o alguna técnica que influya, pero no lo veo claro, aunque todo puede llegar.

Leave a Reply