GRAVE DENUNCIA DEL JEFE DE SERVICIO DE NEUROCIRUGÍA DEL HOSPITAL DE ALBACETE

La falta de pruebas diagnósticas de urgencia pone en riesgo la salud de los enfermos del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete (CHUA). Así se lo ha hecho saber el Servicio de Neurocirugía a sus superiores, pero no ha obtenido respuesta, tal y como lo ha denunciado en una carta el propio jefe de este servicio, el doctor Vicente Calatayud.

En un comunicado a los medios ha denunciado que “ya se ha dado el caso de pacientes a los que se ha tenido que trasladar a centros concertados –con los riesgos y pérdida de tiempo que ello supone- porque el CHUA carecía en ese momento de resonancia magnética operativa”.

“Yo no quiero caer en el error de no denunciar algunas cosas que considero graves, por no decir muy graves. Soy responsable de uno de los servicios de Neurocirugía de Castilla La Mancha, en concreto, el primero, que comenzó a funcionar en esta comunidad en el año 1991, el del CHUA”, advierte.

Lamenta que “al igual que el resto del sistema sanitario, hemos sufrido recortes, no voy a entrar a juzgarlos, aunque podría hacerlo a tenor de los recortes que nuestros políticos realizan en sus personas, pero mis pacientes, creo, tienen derechos que hemos conseguido para ellos todos los facultativos y personal que trabaja en el CHUA y que a estas alturas no podemos renunciar a ellos”.

“Somos un hospital de tercer nivel según nos dicen nuestros gestores, pero a la hora de determinadas pruebas diagnósticas, dependemos de la franja horaria, es decir, si el gestor de turno la considera como algo urgente, entonces hay que enviar el paciente (que no usuario), a un centro concertado, debiendo movilizar una ambulancia, una enfermera, un médico…en fin, algo incomprensible para cualquiera que no sea uno de los muchos gestores que nos tocan en suerte”, apunta en su escrito.

Y añade que “lo grave y ahí es donde quiero llegar es que cuando denuncias los hechos delante de las personas teóricamente responsables, (directores médicos, subdirectores, jefes de hospital, supervisoras, director de recursos…) lo que obtienes es silencio, nadie parece tener capacidad de respuesta, el pequeño porque es pequeño y el grande precisamente porque es grande y quizás ni se entere. Pero cuando surgen los problemas ¿quién es el responsable?, y como para muestra vale un botón, les muestro la carta que he enviado a mis directores y que una vez más ha quedado sin respuesta”.

“¿Quién será el responsable si por falta de diagnóstico llegamos tarde y tratamos al paciente de forma equivocada, o con los múltiples traslados a centros concertados el paciente se deteriora?”, apunta.

“Señor consejero, yo seguro que no seré el responsable porque desde estas líneas se lo estoy haciendo saber y como muestra la carta a la dirección pidiendo explicaciones que no he recibido, confío que usted sea capaz de dar las órdenes oportunas para que me contesten”, concluye en la denuncia que ha remitido a los medios.

Leave a Reply