Laureano Chileuitt

Uno de los mayores conflictos que enfrentan los inmigrantes en Estados Unidos es entender el sistema de salud y lo que esto conlleva: Conseguir un seguro médico que se ajuste a las necesidades económicas y de salud de la familia, encontrar nuevos especialistas, dar con un doctor de confianza, etc.

Muchos han sentido angustia ante la posibilidad de sufrir un accidente y no tener seguro médico, y es común recibir advertencias en la comunidad, con historias de personas que les deben varios miles de dólares a los hospitales.

Ante esta necesidad de la comunidad, surgió en Weston el centro de muestras de laboratorio clínico Quintach, para brindarles a los latinoamericanos (y a cualquier persona que lo necesite) una solución amigable y similar en cierta medida al servicio que se brinda en muchos sistemas de salud de nuestros países de origen.

Detrás de este negocio familiar se encuentra un neurocirujano que dejó Colombia con su familia para asentarse en el Sur de la Florida: El doctor Laureano Chileuitt.

“Hay muchas personas que necesitan exámenes de laboratorio clínico, pero sus médicos están en su país de origen. Muchos están asilados o recién llegados, algunos tienen dificultades económicas o no tienen seguro médico. La gente comenzó a buscarnos preguntándonos en dónde se hacían un examen determinado, y vimos que siempre terminaban yendo a sitios donde les cobraban la consulta, los medicamentos, el examen, etc. Una consulta médica cuesta alrededor de US $150, $300 en sitios más exclusivos, o hasta $500 si es especializada”, explicó el Dr. Chileuitt, en entrevista con MiamiDiario.com

Según el especialista, Quintach es un centro de muestras más económico que muchos establecimientos similares, en el que se reciben personas sin importar su condición económica, estatus migratorio o capacidad para pagar un seguro médico. Pero según Chileuitt hay algo que en realidad los distingue y enmarca su direccionamiento como empresa: “Nos enfocamos muchos en dar un servicio personalizado y de calidad. En cualquier otro sitio el paciente llega, pone el brazo, le sacan sangre y posiblemente le hacen un hematoma. Aquí eso es un pecado. El trato es personalizado y sumamente bueno”, explicó.

Nuevos horizontes

Detrás de Quintach hay un reconocido profesional de la medicina, pero también una historia de migración cargada de nostalgia. Laureano Chileuitt salió de Colombia con su familia, huyendo de la violencia.

“Creo que la persona que más daño le ha hecho a Colombia es el bandido de Pablo Escobar. De esa época salió la diáspora colombiana, huyéndole a las bombas, a la violencia y a los incidentes. Llegamos a la Florida hace varios años, con mi esposa y mis hijos, buscando trabajar y dar con un mejor camino. Pero Estados Unidos se ha complicado mucho económica y socialmente, ya no es el país que era antes, y como muchos dicen, ya no es el sueño, sino el insomnio americano”, explica Chileuitt.

En su natal Colombia, el doctor Chileuitt se especializó en el Instituto Neurológico de Colombia, ejerció como profesor de la Universidad Javeriana por unos años (alma máter suya y de su esposa, Luz Stella) y fue el vicepresidente académico de la Asociación Médica Colombiana, en Bogotá, entre otros logros destacables.

Recientemente, se le presentó la oportunidad de regresar a su país, contribuyendo con sus conocimientos en un área deprimida y necesitada de profesionales de su porte.

“Soy jefe de un servicio de neurocirugía en Colombia, voy y opero, mientras se quedan a cargo aquí (en Quintach). Estoy en el hospital base de la Guajira, al norte de Colombia, donde necesitaban que les organizara el servicio de neurología y neurocirugía. Es un trabajo increíble, porque hay gente muy desprotegida y con muchas necesidades, así que creamos un servicio, organizamos actividades, ofrecemos neurocirugía, neurología para niños y adultos, etc. Es muy gratificante. Estoy más contento ahora que cuando era jefe de neurocirugía en Colsánitas (reconocida empresa prestadora de servicios de salud en Colombia). Ahora me siento con más libertad, haciendo una labor bonita, de ayuda a la gente, sin ser tan empresarial. A medida que pasan los años, la vida le va planteando otros intereses familiares, personales y profesionales a uno”, cuenta Chileuitt con evidente alegría.

Los hijos de Luz Stella y Laureano Chileuitt siguieron los pasos de sus padres y se encaminaron por áreas de la salud, enfocándose en medicina tradicional, quiropráctica y odontología. Ahora, el doctor Chileuitt trabaja por la consolidación de su centro de toma de muestras en Weston, para dejarles como legado. Reconoce que cuenta con un equipo interdisciplinario de primera, pero que le queda mucho por trabajar.

“De neurocirugía me quedan como 15 años de trabajo profesional. Tengo planes de tener apartamento en la costa atlántica colombiana, porque no soporto Bogotá ni la inseguridad de las grandes ciudades. En este momento, la parte más importante de mi vida es mi esposa, con la que compartimos todo, y en trabajar en función de los hijos que ya están saliendo adelante”, agrega.

Laureano Chileuitt es reconocido en su comunidad por el servicio que les presta a los inmigrantes. En varias ocasiones ha recibido reconocimientos por su labor social, incluso en Washington, de parte de representantes floridanos como Ilena Ros-Lethinen y Mario Diaz-Balart, y el senador Marco Rubio.

Para terminar, reconoce tres claves de éxito para el emprendimiento, que han marcado su vida y destaca como críticas: “Primero, trabajar con honestidad, haciendo un buen trabajo, sin tener ocupaciones innecesarias. Segundo, tratar de tener un personal competitivo. En cualquier momento yo dejo de trabajar en Quintach, y esto tiene que seguir funcionando solo. Y tercero, mirar siempre las necesidades vigentes. Ahora, con la reforma de salud, todo el mundo cree que va a tener seguro médico gratis, pero cuando se enfrenten a los altos costos, las incomodidades, la falta de oportunidades, la ausencia de los medicamentos deseados, o las filas de espera por una cirugía, la gente va a comenzar a mirar otras opciones. Es un futuro muy incierto, pero creo que negocios como este van a funcionar, vamos a crecer con más y mejores equipos, porque al final la clave es trabajar, sin matarse, pero pensando siempre en forma activa, siempre hacia adelante”.

Leave a Reply