120 kilómetros para operar a la madre del gerente

Un equipo de médicos y de personal de enfermería del hospital de Albacete se desplazó el 24 de abril al hospital de Hellín, a 60 kilómetros, para operar a la madre del gerente del centro de Hellín, a pesar de que el hospital de referencia de la paciente es el de Albacete. Entre el grupo de profesionales que se movilizó para la intervención había dos neurocirujanos y una enfermera instrumentista. La cartera de servicios del hospital de Hellín, de la red pública —al igual que el de Albacete—, no incluye la especialidad de neurocirugía. La operación, una hernia discal lumbar, fue por la tarde.

“Habitual no es, no todo el mundo tiene un amigo neurocirujano al que se lo pueda pedir, pero ni he conculcado el derecho de nadie ni ha supuesto ningún coste adicional”, admitió ayer en declaraciones a este diario el gerente del centro de Hellín, José Luis Sánchez Plaza.

La denuncia la lanzó ayer José Samaniego, el presidente de la junta de personal del área sanitaria de Albacete y vocal del sindicato médico (CESM). Samaniego calificó de “irregular”, la operación, tal y como recoge Efe, ya que por la tarde solo se abren los quirófanos del hospital de Hellín en casos de urgencia. Lo ocurrido no es “ético”, manifestó, más aún teniendo en cuenta que en el centro se ha prescindido de 18 profesionales y más de 700 en toda la región como consecuencia de los recortes que ha ejecutado la Junta de Castilla-La Mancha, añadió el responsable del sindicato médico.

Sánchez Plaza justificó ayer la decisión de trasladar a su madre con el argumento de que se pretendía evitar inconvenientes a los pacientes que se encuentran en la lista de espera quirúrgica en Albacete. Fuentes del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha explicaron que la madre de Sánchez Plaza sufrió un empeoramiento de la lesión que padecía en la columna vertebral, lo que amenazaba con causar problemas irreversibles de movilidad y sensibilidad. Por ello, se optó por intervenirla de forma urgente. La solución normal pasaba por “operarla en el hospital de Albacete y sacar de la lista de espera a uno de los pacientes que aguardaba ser intervenido para sustituirlo por mi madre”. En lugar de esta opción, el gerente del hospital comentó que se decidió que fuera operada en el centro que él mismo dirige, que tiene una menor presión asistencial, para no distorsionar las esperas en Albacete.

Sánchez Plaza, señaló que sí se practican intervenciones vespertinas en Hellín. “Al margen de las urgentes, puede haber hasta cuatro a la semana”. ¿De quién fue la decisión de operar a su madre? “No fue mía, depende de los jefes de servicio”, confirmó al periódico El Pais.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/05/06/actualidad/1367870430_540514.html

Deja un comentario